En Guilford, durante 2017, se registraron 449 embarazos en adolescentes entre 15 y 17 años de edad.  El 30.5 por ciento fueron hispanas.

Por Williams Viera | [email protected]

Greensboro, nc.- El Programa de Mentores para Madres Adolescentes’ (‘TPMP’) que se realiza en YWCA, ayuda a las madres jóvenes a tener éxito en la escuela y evitar nuevos embarazos, mientras se le brinda consejería para que el bebe crezca de manera saludable.

“Ser madre soltera siendo adolescente y estudiante no ha sido fácil”, dijo Carmen María Salinas, una joven mexicana de 16 años que vive en High Point con su madre y con su abuela, quienes también fueron madres solteras.

En el momento que Salinas quedó embarazada era una estudiante de séptimo grado, pero consiguió ayuda a través de ‘TPMP’, en el Condado de Guilford, sin que le hayan preguntado su estatus migratorio.

Cifras elevadas

En Guilford, de acuerdo con cifras dadas a conocer por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte, durante 2017, se registraron 449 embarazos en adolescentes que tenían entre 15 y 17 años de edad. Mientras que el 31.1 por ciento eran afroamericanas, 30.5 eran hispanas y el 11 por ciento eran blancas.

“Nuestro trabajo es hacer que las jóvenes que llegan hasta estas instalaciones se conviertan en líderes de la comunidad”, dijo Holly Broadwater, gerente del programa.

Aprenden a ser madres

Los integrantes del personal que laboran en las instalaciones del YWCA, ubicado en el 1807 East Wendover Avenue en Greensboro, se sientan con las madres adolescentes y les enseñan a ser buenas mamás. En esas charlas se planifican objetivos profesionales, educativos y personales constituyéndose una relación que exige un compromiso total de las madres jóvenes para sí mismas mientras se les alienta, pero también esperando algo de ellas.

“Para una adolescente el quedar embarazada es el menor de los problemas porque, probablemente, su madre y su abuela también tuvieron bebés muy jóvenes. Sin embargo, sufre un choque y piensa que su futuro se truncó. Si deja de estudiar, se sienta en la base de la pirámide social, engrosando las filas de ‘la llamada generación dormida’. Cuando vuelve a esperar un hijo, ya pertenece a ‘la generación muerta’ que es, como dicen los sociólogos, la que es improductiva en el campo laboral por quedarse en casa cuidando a los bebés y sin educación”, dijo una de las trabajadoras que realiza servicio social en ese lugar.

En el caso de Salinas, ella es madre de una niña de un año. El Programa de Mentores para Madres Adolescentes le ayudó a continuar sus estudios. Ella espera, al terminar la escuela, inscribirse en una universidad de Greensboro.

El TPMP ha permitido conocer en Guilford que cuando una niña de menos de 15 años de edad queda embarazada, hay un 86 por ciento de probabilidades que tenga tres hijos antes de cumplir los 20. Se han conocido casos de abuelas que apenas tienen 26 años.

Por tal razón, el TPMP ofrece apoyo positivo y ayuda a las madres adolescentes para que enfrenten muchas de las barreras personales y sociales sin que abandonen la escuela por tener el desafío de atender a sus bebés.

Otro de los esfuerzos de este programa es empoderar a las madres adolescentes que empezaron la actividad sexual a una edad muy temprana para que no acepten que les peguen y les violen con lo que se les enseña que su cuerpo tiene que ser respetado.

Las participantes en ‘TPMP’ deben realizar un proyecto de servicio y se les alienta a compartir sus experiencias con nuevas madres adolescentes.

El ‘Programa de mentores para madres adolescentes’ recibe el apoyo de United Way de Greater Greensboro, Cone Health Foundation, el Condado de Guilford y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte.

Si usted desea más información sobre ‘TPMP’, comuníquese al

(336) 273-3461, extensión 210.

YWCA

1807 East Wendover Avenue, Greensboro, NC.

SHARE

Leave a Reply