Conductor que causó accidente en que murieron 7 niños latinos estaba borracho

0
8
506375

ACCIDENTE

Miami, 30 abr (EFE News).- El conductor del vehículo que provocó el accidente mortal del condado de Fresno (California) que el pasado día de Año Nuevo costó la vida de nueve personas, de los cuales siete eran menores latinos, estaba borracho y no tenía licencia de manejo.

Estos son los resultados de un reporte preliminar del Consejo Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, en inglés), dedicado a la investigación de accidentes en el sistema de transporte del país, publicado este jueves.

El conductor de uno de los vehículos involucrados en el percance, identificado por medios locales como Daniel Luna, de 28 años, manejaba una Dodge Journey 2013 y fue el responsable del choque contra una camioneta F-150 ocupada por un conductor de 34 años y siete menores, con edades comprendidas entre los 6 y los 15 años.

El informe asegura que el conductor de la Dodge tenía un nivel de alcohol en sangre de más del doble que el permitido en California y carecía de licencia de manejo.

Además, tenía rastros de marihuana en su organismo, lo mismo que el conductor de la F-150, según el NTSB, que aguarda a otros informes toxicológicos de ambos conductores y “evaluar el posible papel del alcohol y las drogas” en este accidente.

Las autoridades también analizarán la “fatiga, la distracción o las condiciones médicas” del conductor como posibles factores en el accidente.

Según el reporte, Luna, quien pereció en el accidente, se salió de la carretera y cuando intentó volver a la misma su vehículo giró en sentido opuesto a las agujas del reloj y entró en el carril de sentido contrario, chocando con el frente y el lado izquierdo de la otra camioneta.

Tras el impacto, la F-150 se incendió y fallecieron sus ocho ocupantes, que formaban parte de dos grupos familiares que venían de regreso de un viaje desde Pismo Beach, en California.

La adulta se llamaba Gabriela Verdin y los niños eran Brooke, Giada, Jonah y Mia Pulido, así como Daniella, Camila y Anthony Ayala.

Las familias abrieron una cuenta en la plataforma GoFundMe con el fin recaudar fondos para poder afrontar los gastos funerarios de todos ellos, y hasta la fecha han reunido algo más de 89.000 dólares.