Comunidad y familia dan el último adiós a madre salvadoreña asesinada

0
1855

Mayra Arteaga | [email protected]

Charlotte, NC. –  María Eduviges Echeverría de Gómez creía haber encontrado la paz y seguridad que anhelaba cuando en noviembre de 2016 decidió dejar El Salvador tras huir de múltiples amenazas de las pandillas.

Junto a su hijo, de entonces 12 años, emprendió un viaje con rumbo a Char-lotte, Carolina del Norte, donde se reuniría con su esposo y hermanos. Tras un mes de travesía, María se entregó a las autoridades migratorias en la frontera sur, en Texas, donde luego de ser ‘fichada’ la dejaron continuar su viaje.

“Yo fui a recoger a mi hermana y a mi sobrino al aeropuerto el 31 de diciembre de 2016”, dijo a HOLA NEWS Juan López, hermano de la salvadoreña que este 10 de abril regresó sin vida a su tierra natal.

Esta madre de 36 años perdió la vida a tempranas horas del pasado 3 de abril, cuando un grupo de al menos cuatro adolescentes la asaltaron al salir de su apartamento, en el norte de Charlotte.

Viviendo un sueño

Con tan solo 15 meses residiendo en Charlotte, María, su esposo y su hijo, junto a su hermano Luis López estaban contentos que finalmente habían podido rentar un apartamento, luego de vivir por más de un año alquilando  una habitación en la casa de una compatriota.

“Conocí a María en mi trabajo y de ahí nos hicimos amigas y le renté un cuarto. Ahí vivió conmigo por más de un año hasta que a finales de marzo me dijo que se iba a mudar a un apartamento”, comentó Yasmín Martínez, quien dijo que la muerte violenta de esta hacendosa madre le había impactado mucho. “ella pasaba mucho tiempo con mi hija Alejandra, de 11 años, era bien atenta con mi niña y por eso es que mi hija está desconsolada con esta noticia”, agregó Martínez.

Apenas tenían pocos días viviendo en Vista Villa Apartments, un complejo mayormente habitado por hispanos y ubicado en una zona en la que los retos de seguridad son cada vez más grandes para las autoridades.

María trabajaba en la ‘yarda’,  el trabajo de jardinería que no es muy común para las mujeres, pero que “ella lo hacía muy bien y el jefe estaba contento con su labor”, comentó su hermano Juan.

La mañana del martes 3 de abril, se disponía a reunirse con su hermano, quien la esperaba en el estacionamiento del lugar.  “Mi hermano escuchó un primer grito pero cuando vio que alguien abrazaba a María creyó que era su esposo”, comentó Juan López a este semanario. “Al segundo grito ya vio como un grupo de muchachos la rodeaban y escucho la descarga del arma. Mi hermano trató de seguirlos con un serrucho pero cuando le apuntaron con el arma tuvo que esconderse tras los carros”, agregó.

Los sujetos huyeron del lugar con rumbo desconocido, dejando a María tirada en la acera con una herida mortal en su torso. La salvadoreña falleció en el hospital, según se informó.

Sentido adiós

El cuerpo de María fue velado el pasado jueves 5 de abril, en Heritage Funeral Home, en Indian Trail, donde sus cuatro hermanos, su hermana, esposo e hijo, recibieron el apoyo de la comunidad católica de la Iglesia San Lucas, donde se congregan.

Más de un centenar de personas se dieron cita al servicio funerario que fue oficiado por el diacono Rafael Torres, quien al referirse a los asistentes recordó que “siempre debemos estar prevenidos de lo que sucede alrededor, pues los peligros están por todas partes. Evitemos llevar con nosotros mucho dinero en efectivo”.

Después del servicio, la comunidad se volcó a dar sus condolencias a los familiares y a apoyarles con una colecta económica que sirvió para pagar los gastos de la funeraria y el envío del cuerpo a El Salvador.

Rápida acción

El miércoles 4 de abril  el Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg (CMPD) anunció la captura de uno de los sospechosos del atraco y asesinato de Echeverría.

Antonio Shine, de 19 años, fue interrogado  y acusado  del asesinato de la madre salvadoreña. Posteriormente, A’Vone Williams, de 17  y un adolescente de 15 años, fueron arrestados bajo los mismos cargos. El pasado domingo 7 de abril, Ziaya Chanel Jackson, de 16 años, se entregó en la cárcel del condado Mecklenburg, donde también se le impusieron cargos por asesinato y robo a mano armada en relación a este caso.

Los vecinos dijeron a medios locales que  Echeverría de Gómez había sido asaltada muchas veces antes. Dijeron que el complejo de apartamentos es el hogar de muchos latinos que temen a la policía y a la inmigración y que a menudo no denuncian crímenes.

Leave a Reply