Cómo transformar un festival de cine en tres semanas al saber que sí habrá salas

0
8
456964

ARGENTINA CINE

Buenos Aires, 19 mar (EFE).- Cuando hace tres semanas se supo que abrirían las salas de cine de Buenos Aires después de un año vacías por la covid-19, el Bafici, que celebra su vigésimo segunda edición, transformó a toda prisa el formato que había armado para revestir a las películas de un entorno, si no igual, similar al de antes de la pandemia.

“Veinticuatro horas antes de la conferencia de prensa terminamos de cerrar (la programación), nunca nos había pasado, siempre tienes un tiempo de estabilización”, confiesa a Efe el director artístico del Buenos Aires Festival de Cine Independiente (Bafici), Javier Porta Fouz.

UN FESTIVAL (MÁS) PRESENCIAL A LA CARRERA

Por lo común, antes de que la pandemia lo cambiara todo, cerraban su programación con dos semanas de antelación, y eso era si había alguna película rezagada.

“Ahora no. ¿Y las sedes? Dos días antes de la conferencia de prensa programando una sede… Es divertido”, dice Porta Fouz.

Las salas argentinas fueron reabriendo poco a poco desde hace unos meses, pero Buenos Aires fue de las últimas en habilitar las proyecciones, por lo que en el festival, que tuvo que cancelar su edición de 2020 justo en el inicio de la pandemia, habían armado una mezcla de virtualidad y espacios abiertos. Y de repente, se hizo la oscuridad de las salas.

“Nosotros hace tres semanas no teníamos salas de cine, hubo películas que, cuando nos anunciaron que sí íbamos a tener salas, hubo que recontactar y avisarles”, narra el director artístico del Bafici, quien asegura que de esa manera sumaron películas a la vigésimo segunda edición del evento.

“Fue una felicidad, fue más trabajo, claro, porque tuvimos que cambiar, teníamos organizada una lógica distinta (…). Pero prefiero mil veces tener salas de cine que no tenerlas”, asevera Porta Fouz.

LOS DIRECTORES, CON MÁS ILUSIÓN QUE NUNCA

El Bafici, uno de los principales festivales de cine independiente de Latinoamérica, que estrenó su actual edición el pasado miércoles, es además el que más cine argentino estrena cada año y, sin él, en 2020 los filmes argentinos quedaron un poco más huérfanos.

Estas últimas semanas, con las salas recuperadas, Porta Fouz ve más emoción que nunca entre las personas que trabajan en los largometrajes y cortometrajes del festival.

“Los directores los ves que están especialmente contentos y están llevando la bandera de su estreno por todos lados”, dice.

Para esta edición, eso sí, no habrá invitados internacionales como en anteriores ocasiones y las retrospectivas que tenían preparadas las guardarán para futuras ediciones a las que sus directores puedan asistir.

El invitado que llega de más lejos es un realizador argentino que viajó a propósito desde Nueva York para estrenar su película en el Bafici.

“Y vino y está encerrado por los requerimientos de la cuarentena (preventiva) para poder presentar su película, calculó exactamente el tiempo y vino, nos gusta mucho que haya esa pasión para estar cuando se presente la película con público”, explica.

DE UN ACTOR DE TELENOVELAS A JOTA, DE LOS PLANETAS, PASANDO POR MARADONA

En lugar de grandes estrellas, le sumaron irreverencia a la programación del festival.

“Terminamos decantándonos por todo aquello más potente, roquero, punk y poco visto (…), queríamos dar una refrescada”, subraya Porta Fouz.

En ese sentido, el largometraje de apertura el pasado miércoles, “Bandido” (Luciano Juncos, 2021), está protagonizado por el actor uruguayo Osvaldo Laport, un veterano actor de telenovelas, algo que ha despertado críticas entre los más puristas del cine; para Porta Fouz ese tipo de películas y actores tienen que existir en el Bafici.

Con jurados como el cantante “Jota”, del grupo español Los Planetas, el festival tendrá tres competiciones diferentes (Internacional, Americana y Argentina) más la sección infantil, el Baficito y otras categorías especiales.

Entre ellas, hay incluida una de Superhéroes que en vez de tener a Los Vengadores de Marvel albergará filmes sobre el fallecido futbolista Diego Armando Maradona y una excazadora de tiburones australiana, entre otros personajes.

En total, hasta el próximo 28 de marzo el Bafici proyectará 92 largometrajes y 143 cortometrajes en hasta 27 sedes alrededor de la capital argentina y, como novedad, los cortos y los largos que compitan lo harán entre sí y no por separado.