Andry Mora | [email protected]

Los humanos, somos seres sociales por naturaleza. Desde que nacemos, necesitamos el contacto físico para nuestra supervivencia. Compartir experiencias entre familiares, compañeros de trabajo y amigos, es fundamental en la vida de toda persona. Normalmente, nos gusta hablar y escuchar, compartir ideas y emociones con nuestro entorno, pero, ¿Qué pasaría si alguna circunstancia nos obliga a adoptar una forma de relacionarnos distinta a la que conocemos o a la que nos gusta?

Durante los últimos días, el mundo entero ha tenido que encarar condiciones complejas en todas sus áreas de vida debido a la propagación del coronavirus que sigue haciendo estragos y que pareciera arrinconar a los humanos en muchos aspectos. No solamente podemos referir a los daños en la salud, también ha afectado el sistema económico global, así como el ámbito político y social. En este último, hacemos una pausa para profundizar en cómo nos ha cambiado en un abrir y cerrar de ojos, y de manera drástica, nuestra vida social.

OPINIONES
“Esto pudiera detonar pánico, generar angustia y miedo, incluso desesperación al no tener claro cómo manejar esta situación en casa”, nos asegura Alejandro Garduño, psicólogo en línea Locatel, empresa dedicada a insumos médicos en América del Sur.

Después de recibir información por parte de las autoridades de la salud, haciéndonos saber lo peligroso y las maneras de propagación del Covid-19, además de lo rápido que ha ido ganando terreno por prácticamente todo el planeta y de cómo se han ido adoptando medidas más extremas para cuidar la salud de las personas, al grado de ya no solo recomendar que no salgan de sus casas para estrictamente lo necesario, sino que algunos gobiernos han impuesto toques de queda, lo que es igual a estar encerrados en casa, y con esto, la posibilidad de interrelacionarnos se ha visto menguada, considerablemente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), indica que, en medio de una epidemia es común que las personas se sientan estresadas y preocupadas, debido a que existe el miedo a enfermarse y morir, así como al pensar en el daño que pudiera causar esta en nuestros seres queridos.

“Perder medios de vida como no poder trabajar o salir a divertirse, temor a ser despedido y no poder hacer una vida cotidiana normal, también puede generar sentimientos de impotencia, aburrimiento, soledad o depresión en las personas en aislamiento”, reporta la OMS.

PSICOLOGÍA
En conversación con HOLA News, la psicóloga escolar Lorraine Tavarez, certificada en trauma individual y familiar, además de ser analista de conducta, nos habla de los efectos en las emociones, mientras se vive un proceso de aislamiento social como la cuarentena, “La situación que estamos enfrentando hoy en día ha llenado la comunidad de incertidumbre.

Esta incertidumbre puede ocasionar emociones fuertes como la ira, tristeza y ansiedad. Todos estos sentimientos encontrados son normales en las circunstancias actuales con el Covid -19. La ansiedad es una emoción muy normal experimentada por todos en algún momento de sus vidas. Es una respuesta natural del cuerpo cuando hay alto estrés. Sin embargo, la ansiedad se puede convertir en un trastorno, si los sentimientos de ansiedad se vuelven excesivos, intensos e interfieren con el funcionamiento diario de vida”.

Todas las familias están experimentando cambios significativos en su ritmo de vida, pues, la mayoría de los niños no están asistiendo a sus escuelas, incluso, muchos padres también han visto afectadas sus jornadas de trabajo, lo que ha permitido que pasen mas tiempo en el hogar, esto sumado a los niveles de ansiedad o estrés que ya se trae por el Covid-19, se constituye en un reto para la familia de cómo saber manjar la convivencia diaria.

Recomendaciones de psicóloga escolar

Lorraine Tavarez, psicóloga escolar, comparte consejos con los lectores de HOLA News para ayudar con la ansiedad, la ira, el miedo y la incertidumbre que estamos viviendo. “Los avisos nos informan de como protegernos físicamente, pero cuidarnos mentalmente también es de suma importancia” afirma la especialista al enlistar sus recomendaciones.

Mantener una rutina. Nuestra vida cambio de un día para otro. Mantener una rutina diaria nos ayuda a enfocarnos en algo positivo y nos da normalidad. Trate de despertarse a la misma hora todos los días, participe en actividad física e intente acostarse a la misma hora diariamente. Cumplir con su rutina diaria, tanto como sea posible, ayuda a mantenerlo activo y hace que sea mucho más fácil reintegrarse al mundo exterior cuando llegue el momento de regresar al trabajo y/o la escuela.

Practica por lo menos 5 minutos de relajación al día. Combate el estrés practicando técnicas de relajación. Para algunos, esto puede parecer un baño caliente, leer un libro, salir a caminar o escuchar música.

También puedes respirar profundamente. La respiración profunda ha demostrado estimular su sistema nervioso e inducir una sensación de calma. Hay muchas aplicaciones que ofrecen ejercicios de respiración profunda gratis y en español como ‘Calm’. Si no quiere usar una aplicación, puede respirar profundamente en casa con el uso de un temporizador. Programe un temporizador durante cinco minutos e inhale lentamente por la nariz y exhale por la boca. Haga esto por los 5 minutos completos.

Desconéctese de las noticias y las redes sociales periódicamente. Exponerse a toda la cobertura de noticias y las publicaciones en redes sociales en exceso sobre Covid-19 puede abrumarlo y aumentar su ansiedad. Sí, es bien importante estar informado, pero mantenga el consumo de noticias al mínimo.

Manténgase en contacto con sus seres queridos. Aunque se nos ha pedido que participemos en el distanciamiento social, la interacción social es muy importante en nuestras vidas. La tecnología ha hecho posible mantenerse en contacto con nuestras familias y amistades. Use plataformas en línea como zoom, video de WhatsApp, Facetime o Facebook para mantenerse en contacto. Este contacto te ayuda a combatir los sentimientos de aislamiento, depresión y ansiedad.

Manténgase activo a través del ejercicio. El ejercicio libera sustancias químicas como las endorfinas y la serotonina que mejoran su estado de ánimo. Al hacer ejercicio regularmente, puedes reducir el estrés y los síntomas de la depresión y la ansiedad.
Si no tiene equipos de ejercicio en casa, puede bailar para ejercitar tu sistema cardiovascular. Muchas compañías están ofreciendo servicios gratuitos para transmitir ejercicios en casa, como Planet Fitness y Pelotón. Youtube también tiene muchos videos en línea que ofrecen ejercicios que puede hacer en casa.

Desafíe sus pensamientos irracionales. Los pensamientos irracionales son pensamientos exagerados sobre una situación y fomentan la ansiedad. Tome sus pensamientos negativos y reemplácelos por otros positivos. Por ejemplo, en lugar de decir “Estoy atrapado en casa”, puedes decir “Ahora tengo tiempo para completar proyectos en casa”.

Consiga ayuda. Si no puede lidiar con la ansiedad y el estrés por su cuenta, obtenga ayuda. No hay nada mal en decir que no estás bien. Obtener ayuda no es algo de lo que deba avergonzarse. Los proveedores de atención médica ahora pueden participar en telesalud, por lo que puede hablar con alguien sin salir de su hogar.

Adicional a todas esta pautas para la psicóloga Lorraine Tavarez, ella, lo más importante es recordar que no estamos solos en este proceso.

“Aislamiento físico, pero no emocional”

Para no afrontar solos todo los contratiempos actuales y futuros que surjan por la crisis del coronavirus, la psicóloga Nydia Capass enfatiza en la necesidad de relacionarnos. Se trata de “un aislamiento físico, pero no emocional”, dice.

“Es por esto que es importante cuidar nuestra salud mental al igual que nuestra salud física durante este proceso”, asegura.
Esta experta, quien también debe trabajar desde su hogar dice que más allá de la “incertidumbre y preocupación” lógicas de estas situaciones hay que estar pendientes y cuidar la salud mental durante esta emergencia.

FILTRA LA INFORMACIÓN QUE RECIBES
“No afectes la calidad de tu día”, recomienda Cappass. “Se selectivo con la información y con el tiempo que vas a estar pendiente a noticias y redes sociales.” Escoger una fuente confiable para mantenerse informado es más recomendable que conectarse con demasiadas fuentes de información ya que “esto nos puede sobrecargar y aumentar nuestros niveles de ansiedad.”

“Es importante tener un sentido de que estás todavía conectado”. Según Cappass, en algunos estados se puede tener esa capacidad, pero en una cuarentena las personas “no van a poder estar en contacto con muchas personas queridas”.

Este es el caso de los abuelos, por lo que Cappass recomienda que el aislamiento no sea total. “Aunque no podamos estar físicamente juntos, la tecnología nos permite mantenernos conectados. El apoyo de nuestros seres queridos puede ser clave para mantenernos tranquilos”, indica.

PRESTE ATENCIÓN A LOS NIÑOS
Estar en las casas, bajo la emergencia del COVID-19 provoca ansiedad en los niños.
“La regla numero uno es ir contestando según pregunten. No mentirles, decirles las cosas de forma concreta”, recomienda. “Estamos todos en nuestras casas porque es importante que no nos enfermemos. Las maestros están haciendo lo mismo y los amiguitos”.
Cappass destaca que cada persona debe encontrar lo que le gusta hacer y que le ha ayudado para manejar ansiedad.
“Parte de lo que complica esta situación es que, como este virus es nuevo, hay mucha información que no tenemos y como no se tiene tanta certeza de todo, eso causa ansiedad”.
Sin embargo, la psicóloga señala que según se vaya conociendo más información el efecto de “la ansiedad en las personas va a cambiar”.

Leave a Reply