Comienzan a producir en Japón la vacuna anticovid de AstraZeneca

0
15
448144

CORONAVIRUS JAPÓN

Tokio, 12 mar (EFE).- La farmacéutica japonesa Daiichi Sankyo ha empezado a producir la vacuna anticovid de AstraZeneca en su país, informó este viernes la compañía, en un momento marcado por la cautela tras la detección de trombos graves en vacunados europeos que la recibieron.

La firma nipona ha empezado el llenado de viales y el envasado de la vacuna utilizando soluciones sin diluir proporcionadas por la empresa británica a su subsidiaria Daiichi Sankyo Biotech, en cumplimiento del acuerdo alcanzado entre ambas en febrero de este año, según explicó en un comunicado.

AstraZeneca, que mantiene una asociación en diversos ámbitos con Daiichi Sankyo desde hace años, solicitó la aprobación del uso de su vacuna en el país asiático a principios de febrero y todavía está pendiente del visto bueno necesario del Ministerio de Salud japonés.

La farmacéutica británica es una de las tres entidades que han alcanzado un acuerdo con el gobierno de Japón para proveer a este país de vacunas contra la covid-19, junto a las estadounidenses Moderna y Pfizer, la única que por el momento ha recibido luz verde de las autoridades para las inyecciones, que ya han comenzado.

Japón se ha procurado pactos para conseguir dosis suficientes para su población de 126 millones de personas y conservar excedente. Tiene previsto recibir 120 millones de dosis de AstraZeneca, suficientes para 60 millones de personas.

De estas 120 millones de dosis, 30 millones serán producidas por Daiichi Sankyo y la farmacéutica KM Biologics, mientras que JCR Pharmaceuticals producirá otros 90 millones, según detalles recogidos por la agencia de noticias japonesa Kyodo.

El comienzo de la producción de la vacuna de AstraZeneca en Japón coincide con un momento de creciente escepticismo sobre la inyección después de que varios países europeos detuvieran la administración de ciertos lotes tras detectarse problemas de coagulación sanguínea.

La Agencia Europea del Medicamento ha señalado que el número de estos casos no es más alto que el nivel observado en la población general y ha recomendado continuar con su administración, dado que los beneficios de la vacuna en la actualidad aún superan a los riesgos.

El escepticismo, no obstante, ha llevado a países asiáticos como Tailandia a retrasar la administración de esta vacuna.