•El tornado EF2 que azotó el pasado 15 de abril al Triad afectó a varias familias hispanas. Se llevan a cabo tareas de limpieza y reconstrucción.

Por Williams Viera | [email protected]

Greensboro, NC.- “Le damos gracias a Dios que no nos pasó nada, pero el sonido que traía el viento era de un estruendo indescriptible que paralizaba y que producía terror”, dijo María Antonieta Cruz Márquez al frente de su casa.

“Mi esposo escuchó un fuerte ruido y miró hacia la calle que lleva a la escuela y de inmediato, nos dijo que había que alejarse de las ventanas por el peligro de los vidrios. En ese momento hicimos un círculo, nos cogimos de las manos y empezamos a rezar un Padrenuestro. Le pedimos a Dios que todo se calmara y que nuestra área no sufriera daños”, dijo a este medio la originaria de Puebla, México.

María Antonieta Cruz Márquez en el frente de su casa luego de la limpieza realizada./ Foto por William Viera.

Así como ella, en Greensboro, los vecinos del sector de Betania y Lanstown que parecía ‘una zona de guerra’, contaron que nunca habían vivido tres minutos de terror como los del pasado domingo cuando el tornado tocó tierra.

“Estuvimos sin electricidad durante cinco días. La energía llegó hasta el 20 de abril, a las 3:30 de la mañana”, dijo Cruz Márquez. En su vivienda cayó, en la habitación de las hijas, una rama que abrió un hueco en el techo.

La limpieza y la reconstrucción están a la orden del día en el este de Greensboro en donde los golpeó un tornado EF2.

El tornado se desplazó 16 millas a través de Greensboro y el Condado Guilford y luego recorrió una franja de 17 millas en el Condado Rockingham.

Balance de los daños

Según las autoridades, un total de 1.007 estructuras resultaron dañadas, 37 casas quedaron inhabitables, mientras que 162 edificaciones tuvieron daños de consideración, pero se pueden reparar.

La ciudad de Greensboro también dio a conocer que 312 estructuras pueden ser arregladas con facilidad, otras 484 casas necesitan arreglos menores y 12 edificaciones siguen inaccesibles debido a los árboles caídos y a las líneas eléctricas en el suelo.

Los destrozos en el vecindario de María Antonieta Cruz Márquez fueron de consideración.

Sólo un muerto dejó el fenómeno natural del pasado 15 de abril. Los más veteranos recordaron que el 2 de abril de 1936 se registró en Greensboro un tornado que causó 13 muertos y dejó 144 heridos en el área sur del pueblo.

Leave a Reply