Comienza en Puerto Rico una relajación de restricciones que crea inquietud

0
2
387973

CORONAVIRUS

San Juan, 8 ene (EFE News).- Puerto inicia este viernes una nueva etapa en la lucha contra la covid-19 con la entrada en vigor de una orden ejecutiva promovida por el gobernador, Pedro Pierluisi, que estrena el cargo con una iniciativa que supone una relajación de las restricciones que algunos sectores advierten tendrá consecuencias.

Los puertorriqueños podrán disfrutar desde hoy de una relajación de las restricciones de la orden ejecutiva previa contra la covid-19 que tienen como nota principal reducir el toque de queda, que comenzará ahora dos horas más tarde, a las 11.00 de la noche, el fin del cierre del comercio los domingos -hasta el momento sólo abría el esencial- y la apertura de playas.

El objetivo de la relajación de las restricciones, tal y como dejó claro Pierluisi, es dar una oportunidad a la recuperación de la debilitada economía de la isla, donde más de 25.000 pequeños negocios se han visto afectados por la pandemia, pero la iniciativa provoca reservas entre quienes ven una posibilidad de empeoramiento en contagios y muertes.

Pierluisi, en su primera conferencia de prensa como gobernador esta semana, reconoció que si por él fuera, incluso, eliminaría el toque de queda, pero que en la nueva orden ejecutiva ha contado la opinión de todos los especialistas, que le aconsejaron no hacer cambios radicales.

El jefe del Ejecutivo sí dejó claro que se reservaba el derecho a volver atrás si los contagios subieran y que todo dependerá de la evolución de la pandemia.

NUEVA ORDEN TENDRÁ DURACIÓN DE 30 DÍAS

La entrada en vigor de la nueva orden ejecutiva, la 2021.10, que tendrá una duración de 30 días, se produce el día en el que el Departamento de Salud informó de 879 casos positivos nuevos confirmados por prueba molecular y cuatro muertes adicionales.

Los casos positivos confirmados por prueba molecular desde el inicio de la pandemia son 74.726, mientras que los fallecidos se elevan a 1.592.

La nueva orden ejecutiva permite la apertura de playas, marinas, parques y otras áreas comunales en unidades familiares y con distanciamiento de 10 pies.

Las urbanizaciones y condominios podrán abrir sus áreas recreativas a un 30 % de capacidad, pero no se permite el consumo de alcohol.

SIGUEN CERRADOS BARES Y DISCOTECAS

Aunque se elimina el cierre total de los domingos, todavía seguirán sin operar bares y discotecas, mientras que el sector comercial, lo que incluye a restaurantes y centros comerciales, tendrá que mantener sus operaciones al 30 % de su capacidad.

“He buscado un balance”, dijo Pierluisi en el anunció, tras apuntar que ha consultado con todos los expertos para tratar de ser lo más justo con Puerto Rico.

El gobernador dijo que su deseo ha sido armonizar a quienes quieren aumentar las restricciones vigentes y quienes optan por flexibilizarlas.

Pierluisi dijo que ha ordenado al secretario de Hacienda que en 10 días prepare un plan de incentivos para mitigar las pérdidas de los negocios con fondos sobrantes provenientes del programa de estímulo económico conocido como Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica de Coronavirus (CARES).

UN TOTAL DE 230 MILLONES PARA AYUDAS

Señaló que hay 230 millones de dólares disponibles para ese fin, aunque se podría llegar hasta los 417.

Pierluisi también anunció un plan de acción para la realización masiva de pruebas por toda la isla y una campaña educativa de información y prevención por medios y redes sociales.

Además se reforzarán los sistemas de rastreo y recopilación de datos.

La nueva orden ejecutiva cuenta con las reservas de la organización Task Force Ciudadano, cuyo presidente, Francisco Colón, abogó por vigilar nivel de contagios ante la flexibilización de restricciones.

“Expandir el horario de actividad hasta las 11:00 de la noche y eliminar la Ley Seca conllevan riesgos y tenemos que mantenernos vigilantes. Si comienzan a subir los contagios debe considerarse seriamente traer de regreso la Ley Seca, y, en segundo lugar, reducir los horarios de operación”, dijo Colón.

El impacto de eliminar la Ley Seca -el pasado 30 de diciembre- se verá en la segunda y tercera semana de enero, mientras que el impacto de la orden ejecutiva que entra en vigor hoy comenzará a notarse a fin de mes y a comienzos de febrero, según Colón.

La orden ejecutiva del 7 de diciembre fue creada para bajar los contagios por medio de la Ley Seca los sábados y domingos, ya que, como indicó Colón, existe una relación directa entre las aglomeraciones públicas, particularmente donde se consume alcohol, con aumentos en contagios.

“La reducción sostenida de los contagios y de la utilización de recursos hospitalarios en la segunda mitad de diciembre muy probablemente fue producto de las medidas impuestas en la Orden Ejecutiva del 7 de diciembre, en particular la Ley Seca los fines de semana. Está por verse el efecto de haberla eliminado”, concluyó.

Leave a Reply