Galo Baird | [email protected]

En su primera semana acatando disposiciones ejecutivas en Carolina del Norte, los restaurantes de todo el estado están sufriendo el impacto económico por el COVID-19.
El gobernador del estado, Roy Cooper, puso en vigencia la orden de cerrar el servicio de atención al público en el interior de estos negocios desde las 5 p.m. el pasado 17 de marzo, limitándolos a solo recibir pedidos para recoger o llevar a domicilio.

Cambios en servicio
Completamente desolados lucen cada uno de los locales que hasta hace pocos días podían recibir a sus comensales y ofrecer sus servicios completamente.
“Hemos tenido que cambiar de un momento a otro todo el esquema de servicio, con órdenes para llevar a casa o venir a nuestros locales”, dijo César Augusto Moreno, encargado del restaurante Mi Tierra, en Pineville.
En esta primera semana las ventas en los restaurantes bajaron en un 90%, lo cual repercute en la economía de cualquier negocio.
“Los clientes ya no pueden disfrutar del servicio y del lugar”, acotó Moreno.

Personal
Por el momento que se está pasando, los empleados de estos negocios se han visto afectados en sus horarios de trabajo.
“En un día normal tenemos 20 personas, entre meseras y cocineros, pero actualmente tenemos solo tres”, indicó José Hernández, encargado del restaurante La Poblanita, ubicado en el oeste de la Ciudad Reina.
Para suplir las necesidades de sus clientes este negocio ha optado por recibir llamadas telefónicas o correos electrónicos para hacer un pedido.
“Esto se está poniendo difícil, pero vamos a salir adelante. Es una pesadilla de la cual nos queremos levantar”, manifestó.

Abastecidos
Aunque la medida en el estado recién tiene una semana, los restaurantes están abastecidos de productos para un máximo de cuatro semanas, calculando que ni los mismos proveedores pueden surtirse.
“Las pocas ventas de estos días no están dando para cubrir los gastos y, de seguir así, a lo mejor trabajaríamos los fines de semana”, dijo a HOLA NEWS, Fernando Guerrero, gerente del restaurante Don Pedro’s, del sur de Charlotte.
Actualmente este local está trabajando con dos personas en la cocina, para cumplir con las órdenes para llevar o recoger en el restaurante, de las seis que normalmente tiene y, ha optado por rotar al resto del personal para ayudarlos a ganar un poco de dinero.

Préstamos
El gobernador Cooper hizo una petición a la Oficina Federal de Pequeños Negocios (SBA) para otorgar una declaración sobre desastre dirigida a los propietarios de negocios en Carolina del Norte, afectados económicamente por la propagación del coronavirus, para de esta manera aprobar préstamos a bajos intereses y largo plazo
La SBA ofrece préstamos hasta por dos millones de dólares “por desastre por daños económicos”, ayudándoles de forma temporal a superar la pérdida de ingresos económicos.

PRESTAMOS DE SBA
• Préstamos a largo plazo, máximo 30 años para pagar.
• Términos aplicables por cada caso.
• 3.75% tasa de interés a pequeñas empresas.
• 2.75% tasa de interés para organizaciones sin fines de lucro.
• Información al 1-800-659-2955

Leave a Reply