Combustible y educación, en el debate del Senado uruguayo en la Rendición de Cuentas

0
4
695918

URUGUAY PARLAMENTO

Montevideo, 13 oct (EFE).- El Senado uruguayo continúa este miércoles la discusión de los cerca de 300 artículos de la Rendición de Cuentas, en una jornada con el foco puesto en temas como el combustible y la educación, luego de la aprobación del proyecto general de este martes con votos del oficialismo.

En una jornada que se ha extendido por más de 10 horas, los senadores continúan el intenso debate por esta ley que ya había sido aprobada el pasado 20 de agosto por la Cámara de Representantes, aunque se prevé que la ley sufra cambios en la Cámara Alta, por lo que deberá volver a ser tratada en Diputados.

Entre acusaciones por desmantelar a la empresa estatal de combustibles, Ancap, por parte de la oposición y la mirada del oficialismo de que intentarán cumplir con la promesa electoral de bajar los combustibles -pese a que en los últimos meses ha tenido varias subas-, se desarrolló gran parte del debate.

En concreto, se eliminaría la obligación de mezclar biodisel por parte de Ancap para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que esto reducirá los sobrecostos de la empresa y provocará la baja de combustible.

Asimismo, respecto a la educación el debate estuvo entre la gestión durante la pandemia, la inversión, como también en acusaciones en los resultados durante los gobiernos de la coalición de izquierda del Frente Amplio (FA), entre 2005 y 2020 y que ahora está en la oposición.

En este sentido, la senadora del Partido Nacional (PN, centroderecha) Graciela Bianchi defendió la necesidad de hacer cambios curriculares en la educación y que no es que hayan incumplido promesas electorales referidas al tema, sino que no pudieron hacerlo por la pandemia de la covid-19.

El proyecto consta de unos 300 artículos e incluye un aumento de 980 millones de dólares para el Fondo Coronavirus, creado por el Gobierno de Lacalle Pou para paliar la crisis provocada por la covid-19.

Otra de las modificaciones del proyecto consiste en una partida de 50 millones de dólares por año, hasta el final del mandato (2020-2025), para un proyecto de apoyo a la primera infancia.