• Un sentimental llamado a conservar las tradiciones ancestrales encierra esta película animada que hace llorar a los mayores y reír y soñar a los más pequeños. 

Charlotte, NC.-  En tiempos en que la comunidad inmigrante vive los embates xenofóbicos del presidente Donald Trump bajo el discurso político de ‘America First’, una película que refleja, efectivamente, una de las más bellas tradiciones mexicanas, ‘El Día de los Muertos’ alcanza el puesto número uno en la cartelera de los Estados Unidos.

Se trata de Coco, una cinta animada inspirada en la vida cotidiana y en las costumbres de una familia mexicana, cuyos personajes son muy parecidos a los que abomina el mandatario republicano y a quienes se ha propuesto a deportar.

La nueva apuesta de Pixar, su película número 19 y primera en que un personaje de las minorías ocupa el papel protagónico, ha recaudado más de 80 millones desde su estreno en este país, superando al filme de superhéroes ‘Justice League’.

En Coco los héroes son los hispanos que ayudaron a darle raíces geográficas y sociológicas a su mundo de fantasía. El director Lee Unkrich echó mano de una gran variedad de consultores culturales de origen latino para eliminar ideas y sugerir nuevas.

Al buscar aportaciones para todos, los estudios de Disney esperaban hacer que la película se sintiera más originaria y menos turística y al mismo tiempo confiaron en el que el público no latino se sintiera atraído por los temas universales de la historia como el legado familiar, la solidaridad y el amor a la música.

El resultado está lleno de pequeñas referencias a la vida cotidiana de México. Vemos a los personajes comiendo elotes, usando playeras de la Selección o utilizando la chancla como arma de disciplina.

Otro bonito gesto que aprecian quienes vieron la cinta en inglés, es que muchos de los personajes lanzan aquí y allá palabras en español, ‘¡órale!’, ‘muchacho’ y hasta un ‘no manches’ por parte del protagonista Miguel, que referencia aparte tiene como inseparable amigo a un xoloitzcuintle, la raza mexicana de perros sin pelo. 

Coco cuenta la historia de Miguel Rivera, un niño de 12 años que sueña con llegar a ser un famoso cantante como su ídolo Ernesto de la Cruz, un talentoso músico y estrella de cine inspirado en luminarias de la ‘Epoca de Oro del Cine Mexicano’ como Pedro Infante y Jorge Negrete.

A la familia de Miguel no le gusta ni tantito la música, lo que conduce a un decisivo acto de rebeldía, preciso en el Día de los Muertos, que lo lleva a un viaje a Mictlán, lugar al que llegan los muertos según la mitología azteca. En Coco un incandescente inframundo habitado por esqueletos andantes, calacas, catrinas, y alebrijes, esos espíritus alados de forma animal.

¿Apropiación cultural?

Coco cumple con una linda historia que demuestra que la cultura mexicana está llena de coloridos detalles y muestra al mundo entero la festividad que celebra de manera única a la muerte. Sin embargo, no deja de inquietar que el folclor latinoamericano ha sido absorbido por la maquinaria del capitalismo y por entes como Hollywood.

Podemos celebrar que la fiesta ha adquirido relevancia internacional. Incomoda que las catrinas, los altares de muerto, alebrijes de plástico y hasta una esquelética Frida Kahlo, ya son parte del catálogo de las tiendas Disney.

Aunque recularon, la realización de Coco comenzó como un intento de apropiación cultural. La maquinaria de Mickey Mouse intentó registrar el “Día de Muertos”, como propiedad cultural en 2013. Y no solo no sucedió, sino que terminaron haciendo un bello tributo a la cultura mexicana, que alegra a propios y extraños cuando la ven.

Presa o no de la globalización, muestra quizás de la integración cultural, un punto positivo a resaltar es que Coco desmarca el Día de Muertos del Halloween, celebraciones que en los últimos años se han mezclado cada vez más y aquí quedó claro que nada tienen que ver.

En conclusión, los realizadores respetaron el sentimiento de la tradición y acercaron la tradición al mundo, y le quitaron el mito de ser un culto a la muerte, mostrando que es un tiempo de honor, amor y esperanza a nuestros seres queridos.

Además, los sentimientos nacionalistas también quedaron de lado, cuando la maquinaría de Hollywood le dio la idea a los mexicanos de realizar un ‘tradicional’ desfile de Día de Muertos con la cinta de James Bond, Spectre.

COCO en español

Las audiencias de habla hispana que desean vivir la experiencia de Coco en la pantalla grande no tienen una, sino dos opciones: En primer lugar, Pixar publicó una lista de todas las exhibiciones en español, que incluyen listados en español subtitulados o doblados. Segundo, si no hay cine participante cercano, pueden aprovechar la aplicación TheaterEars. Simplemente descarguen la aplicación y la pista de audio de su elección antes de ir al teatro. Una vez que comience el programa, colóquese los auriculares y active la aplicación. TheaterEars utiliza el micrófono de su teléfono para sincronizar el audio para que no tenga que hacerlo.

SHARE

Leave a Reply