Un accidente de tránsito ha dejado a Reinel Castillo, de Honduras, postrado en una cama de hospital y su condición migratoria le impide recibir ciertos servicios médicos necesarios para mantenerse con vida.

Por Mayra Arteaga  | [email protected]

Jacksonville, FL.- Los sueños de Reinel Castillo de sacar adelante a su familia de la extrema pobreza que atraviesan en su natal Honduras han quedado en suspenso luego que sufriera un accidente de tránsito que lo ha dejado paralizado y dependiendo de máquinas para seguir viviendo.

Castillo llegó a Jacksonville hace apenas cuatro meses, con la esperanza de poder sustentar a su familia y rápidamente logró colocarse en un trabajo. Sin embargo, el pasado 22 de junio la suerte le cambió.

“Después de salir de trabajar, yo iba de pasajero en un vehículo. Estábamos en un semáforo en rojo y otro vehículo nos impactó. Eramos cuatro personas que resultamos lesionados y, ya que Dios tiene otros planes para mi, fui el mas afectado”, narra Castillo el evento que ahora lo tiene postrado en un hospital de Orange Park.

“En un mes he recuperado mi habilidad para comer y hablar. Le he orado mucho a Dios y yo sé que él me tiene aquí con un propósito”, aseguró.

Conectado a máquinas y mangueras, Castillo pasa los días con la esperanza de poder recuperarse, aunque el diagnostico de los médicos le indica que no volverá a caminar nunca más.

“He tenido diferentes complicaciones al pasar de los días, pero la voluntad de Dios y mis ganas de vivir me tienen aquí”, destaca el inmigrante, padre de tres menores de 14 y 3 años, así como de un bebé de tan solo 4 meses.

Castillo cuenta que al llegar al hospital los médicos le indicaron que tenia sangrado interno y cerebral, desprendimiento en la segunda vertebra y que debía se operado inmediatamente. “Algo salió mal en la cirugía porque antes yo sentía mi cuerpo y movía todas mis extremidades”, explica el hondureño.

Pese a que los médicos han indicado que el inmigrante no recuperaría la movilidad y que necesitará estar conectado a un ventilador por el resto de su vida, Castillo piensa que las cosas pueden cambiar.

“En un mes he recuperado mi habilidad para comer y hablar. Le he orado mucho a Dios y yo sé que él me tiene aquí con un propósito”, aseguró.

Sin recursos

La recomendación del hospital es trasladar a Castillo a un centro de Hospice, donde puedan proveerle los servicios de mantenimiento para que se conserve con vida. Sin embargo, el debería firmar un documento aceptando que no recibiría el servicio de oxigeno y Resucitación Cardiopulmonar (CPR).

“Esto sería prácticamente condenarlo a morir en unos cuantos días pues él necesita estar conectado al respirador artificial, ser alimentado por sondas y toda una serie de cuidados médicos que le permitan tener una recuperación”, dijo a HOLA NEWS Viridiana Ortega, una amiga de la familia que se ha dedicado a apoyar a Castillo en estos difíciles momentos.

“Él tiene aquí en Jacksonville a una hija de 14 años y en su país están sus otros dos pequeños. Reinel quiere verlos crecer, quiere una oportunidad de vida y este es el momento de que todos los hispanos nos unamos para conseguir este milagro, dijo Ortega a este semanario.

Urge ayuda

Además de la ayuda monetaria, que esperan reunir con la creación de una página en GoFundMe titulada ‘Hay un Plan Para Mi’, Ortega también hace un llamado a la comunidad para que donen lo que puedan para ayudar a este padre.

“Para mantenerlo con vida necesitamos una cama de hospital, una silla de ruedas neurológica para adulto, un ventilador de oxigeno, un generador de electricidad, sondas, gasas, guantes, productos para el cuidado de la piel, coagulantes, cánulas, artículos de higiene personal… en fin, lo que puedan donar en bienvenido”, dijo esta mujer que planea hospedar a Castillo en su casa para darle la oportunidad de vida que esta buscando.

Junto a su hija de 14 años, Reinel Castillo llegó a Jacksonville hace solo cuatro meses con la esperanza de dar un mejor futuro a su familia en Honduras. / Foto cortesía.

“Me encomendó a la voluntad de Dios y a sus corazones, ninguna ayuda es pequeña o grande en estos momentos de necesidad, pues cada centavo cuenta, ya que por mi estatus no califico para ciertos programas o comprar aseguranza para mantener todas las cosas que necesito para seguir viviendo. Tengo una familia que me ama y está dispuesta ayudarme en lo que poco a poco mejoro. Sé que no será fácil, pero mi fe en Dios es grande y confío en el plan que él tiene para mi…”, pide Castillo a todos los que tengan la voluntad de ayudarle.

El padre, a quien no le auguran un buen futuro, dice que confía en Dios y en sus obras maravillosas “y no dudo que las hará en mi”.

 

¿DESEA AYUDAR?

Para donar a la cuenta GofundMe busque el link

http://bit.ly/HAYUNPLANPARAMI

Para hacer donaciones de equipo médico y artículos de higiene personal, comunicarse con Viridiana Ortega al (904) 576-7344.

SHARE

Leave a Reply