Cinco años de cárcel para periodista marroquí Suleimán Raisuni por violación

0
13
589541

MARRUECOS PERIODISTA

Casablanca (Marruecos), 9 jul (EFE).- El periodista marroquí Suleimán Raisuni ha sido condenado hoy a cinco años de cárcel por el Tribunal de Apelación de Casablanca por los delitos de violación y retención con violencia de un joven hace ahora tres años.

Nada más pronunciarse la sentencia en la noche del viernes, la treintena de familiares o activistas pro derechos humanos que acompañaban a Raisuni comenzaron a gritar consignas de protesta por el veredicto y a favor de la libertad de prensa.

Raisuni cumplió hoy 92 días en huelga de hambre, que comenzó para exigir ser juzgado en libertad condicional, y su caso había despertado la solidaridad de organizaciones pro derechos humanos, que consideraban que el periodista era en realidad juzgado por su trabajo en el periódico opositor Ajbar al Yawm, hoy cerrado por asfixia financiera.

El abogado Milud Qandil, del equipo de la defensa, consideró el veredicto “injusto” porque no permitió al acusado que se defienda correctamente, y denunció las numerosas irregularidades en el Código de procedimiento penal.

La Fiscalía había pedido durante la vista de hoy “las penas más severas” al considerar que las declaraciones del denunciante Adel A. habían sido “coherentes” durante todas las etapas de la investigación, aun cuando pasó más de dos años en silencio antes de denunciar la violación en un post de Facebook, y no ante la policía.

“El acusado ha perpetrado actos criminales peligrosos que van contra la ley, la religión y las costumbres (…), y que han causado daños sicológicos a la víctima”, aseveró el representante de la Fiscalía.

El periodista, en detención preventiva desde el 22 de mayo del 2020, fue redactor jefe de Ajbar al Yawm, el único diario crítico que seguía imprimiéndose en Marruecos hasta que en marzo pasado tuvo que cerrar por asfixia financiera.

La sesión de hoy se ha celebrado sin la presencia de Raisuni ni de su defensa, ya que sus abogados se retiraron como protesta contra el Tribunal que no quiso traer al periodista para asistir a la lectura del veredicto, según explico a Efe su abogada Souad Brahma.

“Nos hemos retirado ayer porque el Tribunal insiste en negar la asistencia del acusado. Hemos pedido su presencia en siete solicitudes enviadas a la Corte, y él lo ha hecho dos veces en sendas cartas al director de la prisión, sin resultado”, precisó.

No lejos de la sala del Tribunal de Apelación de Casablanca, donde se ha pronunciado el verídico contra Raisuni, se ha celebrado una sesión más del doble juicio contra el periodista Omar Radi, que se encuentra también en detención preventiva y acusado de agresión sexual contra una compañera, además de otro delito de espionaje.

Los hechos que le valieron la condena a Raisuni remontan a 2018, cuando el periodista realizaba un reportaje sobre la comunidad homosexual y entrevistó al joven Adam, quien posteriormente lo denunció por violación, aunque nunca quedó claro por qué tardó dos años en hacerlo.

El entorno de Raisuni sostiene que la verdadera razón de su persecución es su línea política -es un declarado izquierdista- y su trabajo periodístico en “Ajbar al Yawm”, y recuerda que otros dos periodistas de este rotativo han sido anteriormente perseguidos y encarcelados.

El propio director y fundador de “Ajbar al Yawm”, Tawfiq Buachrine, fue condenado en noviembre de 2018 a doce años de cárcel por varios delitos sexuales cometidos en la propia sede del periódico y principalmente contra mujeres que trabajaban a sus órdenes.

Un año después, la periodista del rotativo Hajar Raisuni (sobrina de Suleimán) fue condenada a un año de cárcel por un delito de aborto, pero dos semanas después de la sentencia el rey Mohamed VI la indultó, después de que se desatara una intensa campaña internacional en su defensa.

El rotativo era cercano al Partido Justicia y Desarrollo (PJD), y especialmente a su anterior líder y expresidente del Gobierno, Abdelilah Benkirán, también caído en desgracia a la par que el propio periódico y hoy alejado de la primera línea política. Mohamed Siali