Cientos de personas se manifiestan a favor de Said en medio de más arrestos

0
5
684092

TÚNEZ GOLPE

Túnez, 3 oct (EFE).- Varios cientos de seguidores del presidente tunecino, Kaïes Said, se manifestaron hoy en la capital para mostrarle su apoyo en medio de una nueva campaña de arrestos contra quienes denuncian como un “golpe de estado” las medidas excepcionales que adoptó el pasado julio, fecha en la que suspendió el Parlamento, cesó al primer ministro y se arrogó poderes extraordinarios.

Horas antes del inicio de la marcha, que no había sido convocada, unidades de la Policía tunecina detuvieron al diputado Aloui Abdellatif, miembro del partido islamista Al Karama, y al presentador Ameur Ayed, de la televisión Al Zaytouna, tras un programa en el que criticaron con dureza las maniobras del presidente.

Según su abogado, Samir Ben Omar, los dos han sido acusados de “conspirar contra la seguridad del estado y de insultar al Ejército”, por lo que si finalmente son procesados y llevados a juicio tendrán que hacer frente a un tribunal de Justicia militar.

Además de arrogarse los poderes excepcionales, Said retiró la inmunidad a los parlamentarios y puso en marcha una serie de medidas para restringir las libertades, como la prohibición de viajar o los arrestos domiciliarios, que han desatado la preocupación de organizaciones locales e internacionales de defensa de los derechos humanos.

Igualmente, Estados Unidos y la Unión Europea han expresado su inquietud por el futuro de la única “primavera árabe” que había sobrevivido hasta la fecha y solicitado al presidente que restablezca la normalidad democrática, petición que Said ha respondido con dureza, denunciando una injerencia en los asuntos internos tunecinos.

CAMPAÑA A FAVOR DEL PRESIDENTE

En este contexto, cientos de personas se concentraron en el centro de la capital para apoyar al presidente y defender el cambio de régimen que pretende llevar a cabo, y que convertiría el actual sistema de democracia parlamentaria y participativa por otra de corte autoritario y presidencialista.

Alzando decenas de banderas nacionales, los congregados corearon consignas contra el partido conservador de tendencia islamista “Ennahda”, primer fuerza en el Parlamento y principal pilar del gobierno destituido por Said el pasado 25 de julio.

“Estamos aquí para decirle al presidente: adelante, disuelve el Parlamento y limpia todo el país de corruptos. Él es el único político bueno y honesto en Túnez”, explicaba a Efe un funcionario público.

“Said es el único que puede darle un futuro a nuestros jóvenes”, aseguraba, por su parte, una mujer ataviada con un colorido velo islámico.

UN PAÍS DIVIDIDO

Manifestaciones más pequeñas se repitieron en otras ciudades tunecinas en apoyo del presidente, un jurista populista y ultraconservador que sorprendió al vencer en las elecciones presidenciales de 2019 pese a carecer de experiencia política y de partido político.

El pasado 25 de julio, y tras meses de obstrucionismo en la formación de gobierno y de conflicto tanto con el presidente del Parlamento y líder de Ennahda, Rachid Ghannouchi, como con el primer ministro, Hichem Mechichi -antiguo asesor suyo- decidió arrogarse los poderes que no le concede la Constitución aprobada en 2014, que otorga al Parlamento la potestad de formar el Ejecutivo.

Aunque al principio contó con el apoyo de numerosos partidos e instituciones, incluido el Partido Neodesturiano, que reúne a los nostálgicos del régimen dictatorial de Zinedin el Abedin Ben Ali, derrocado en 2011, varias han comenzado a criticar que haya decidido prorrogar los poderes excepcionales más allá de lo que el mandato constitucional le permite y que haya elegido una nueva jefa de Gobierno sin podres reales.

Asimismo, critican que el presidente “haya abandonado” la lucha contra la corrupción, que fue una de sus promesas el 25 de julio.

En este ambiente, días atrás varios grupos progresistas y diputados independientes en el atomizado Parlamento tunecino crearon una plataforma de oposición y resistencia al presidente.

Ennahda, por su parte, advirtió esta semana que el Parlamento sigue funcionando a través de la comisión permanente e instó a los diputados a reanudar su trabajo. EFE

jm/ie

684092684092