El canadiense Spavor, sentenciado a 11 años de cárcel por espionaje en China

0
11
624456

CHINA CANADÁ

Pekín, 11 ago (EFE).- Un tribunal chino sentenció hoy al ciudadano canadiense Michael Spavor a 11 años de cárcel por “proveer secretos de Estado” a fuerzas extranjeras, un veredicto que llega mientras se dilucida en Canadá el también polémico caso de la directora financiera de la empresa tecnológica china Huawei, Meng Wanzhou.

El Tribunal Popular Intermedio de la localidad nororiental china de Dandong anunció hoy la condena en un centro penitenciario de la localidad en el que se encuentra recluido Spavor, que hoy cumple 975 días privado de libertad.

La condena -anunciada cinco meses después del juicio, celebrado en marzo- incluye también la confiscación de efectos personales por valor de 50.000 yuanes (7.712 dólares o 6.585 euros) y la deportación, una vez se haya cumplido la pena de cárcel.

Después de conocer la sentencia, el embajador de Canadá en China, Dominic Barton -desplazado a Dandong para la ocasión-, dijo a través de una videollamada a los periodistas reunidos en la embajada canadiense en Pekín que condena el veredicto “de la manera más firme posible”.

“Once años es mucho tiempo. Tenemos que seguir trabajando para sacarle. Y desde luego antes de ese tiempo”, indicó el diplomático, quien apuntó que existe posibilidad de apelación.

Barton agregó que les fue autorizada una visita consular con Spavor -un empresario especializado en negocios con Corea del Norte al que China acusó de los citados cargos en junio de 2020- tras el veredicto y que este les transmitió tres mensajes: “gracias por el apoyo; estoy animado; quiero volver a casa”.

¿AJEDREZ DIPLOMÁTICO?

Asimismo, el embajador canadiense dijo que no considera “una coincidencia” que tanto el veredicto de Spavor de hoy como la confirmación de la pena de muerte, ayer, para el también canadiense Robert Lloyd Schellenberg por tráfico de drogas, se hayan conocido mientras se juzga en Canadá el caso de Meng Wanzhou.

Para Barton, tanto Spavor como su compatriota Michael Kovrig fueron “detenidos de manera arbitraria” en diciembre de 2018, días después de que se conociera el arresto en Canadá, a petición de Estados Unidos, de Meng Wanzhou, después de que Washington solicitase a Ottawa su extradición tras acusarla de fraude bancario para violar las sanciones comerciales impuestas por EE. UU. a Irán.

Meng, hija del fundador de Huawei, se encontraba haciendo escala en Canadá cuando se dirigía a México, y su caso se desarrolla todavía en el Tribunal Supremo de la provincia de Columbia Británica, en la costa del Pacífico de Canadá.

La directora financiera de Huawei, cuya liberación ha exigido Pekín de manera reiterada, se encuentra en libertad condicional y vive con su familia en una de las dos mansiones que posee en Vancouver.

SIN NOTICIAS DE KOVRIG

Preguntado por el caso del otro canadiense acusado de espionaje, Michael Kovrig, Barton aseguró no tener noticias “en estos momentos”.

Kovrig -acusado también en junio de 2020 de robar secretos de Estado y juzgado a puerta cerrada el pasado 22 de marzo- es un diplomático en excedencia que en el momento de su detención, en diciembre de 2018, trabajaba para el laboratorio de ideas International Crisis Group.

Por su parte, Estados Unidos (el tercer vértice en lo que fuentes diplomáticas consideran un “triángulo diplomático”), exigió “la liberación inmediata e incondicional” de Spavor y Kovrig.

A través de un comunicado remitido a la prensa, la delegación estadounidense protestó por lo que definió como un “intento descarado de usar seres humanos como elementos de negociación”.

Asimismo, Washington condenó “la falta de las mínimas garantías de protección” a Spavor y Kovrig durante el tiempo que “los Michaels” (como se les conoce a ambos popularmente) llevan bajo custodia.

Estados Unidos no fue el único país en mostrar el apoyo a Canadá en el caso de Spavor, ya que diplomáticos de 25 países se reunieron en la Embajada de Canadá en Pekín, lo que, según el embajador canadiense, manda a China “el rotundo mensaje” de que “los ojos de todo el mundo están observándola”.

624456