La provincia china de Henan impone restricciones para frenar un brote de ómicron

0
4
791900

CORONAVIRUS CHINA

Pekín, 11 ene (EFE).- La ciudad de Anyang, en la provincia central de Henan, se encuentra desde hoy confinada y sin circulación de coches tras la detección de 58 nuevos casos de covid en el municipio, un brote conectado con el de ómicron de la ciudad nororiental de Tianjin, informaron hoy medios estatales.

La ciudad, de unos 5,5 millones de habitantes, ha notificado 84 positivos del coronavirus SARS-CoV-2 desde el pasado sábado, cuando se detectó el primero.

Las autoridades locales prohibieron la circulación de coches y ordenaron a todos los habitantes que permanezcan en sus hogares mientras se lleva a cabo una investigación epidemiológica, según recoge la agencia oficial Xinhua.

Los servicios de compra a domicilio se han cancelado y las tiendas, excepto algunos supermercados que venden artículos de primera necesidad, permanecen cerradas.

Según el gobierno de la ciudad, los casos encontrados el pasado fin de semana pertenecen a la misma cadena de contagio que causó un brote en la ciudad noroccidental de Tianjin, a 420 kilómetros de distancia y en la cual se detectó la presencia de la variante ómicron, aunque se desconoce cuántos de los casos de Anyang pertenecen a dicha variante.

La capital provincial, Zhengzhou, que acumula 103 positivos a raíz del brote actual, decretó este lunes el cierre de restaurantes y escuelas, al tiempo que restringió las salidas de la ciudad e inició rondas de pruebas de ácido nucleico a toda la población.

En total, existen 456 casos activos en la provincia de Henan, una de las más pobladas de China con 99 millones de habitantes.

Los positivos por ómicron en Tianjin el mes pasado -en teoría importados- supusieron los primeros en China, a lo cual las autoridades respondieron prohibiendo a los residentes que abandonasen la ciudad sin una PCR negativa y llevando a cabo una campaña de tests masivos que ya ha tomado muestras de más de 9 millones de habitantes.

Mientras tanto, la ciudad de Xian, en el centro del país, lleva ya más de tres semanas de confinamiento por un brote detectado en diciembre, aunque los medios locales informan de una relajación de las restricciones a medida que el número de contagios ha caído este lunes y martes a menos de 20.

La amenaza de ómicron llega a menos de un mes del Año Nuevo Lunar, en el que los chinos tradicionalmente viajan a sus lugares de origen, si bien este año muchas ciudades han recomendado pasar las fiestas en el lugar habitual de residencia para minimizar riesgos.

El número total de contagiados activos en la China continental asciende a 3.458 y, según las cuentas oficiales, se infectaron 103.968 personas en el país desde el inicio de la pandemia, de las que 4.636 fallecieron.