China advierte a Europa sobre Taiwán y airea otras diferencias

0
22
256065

ALEMANIA CHINA

Berlín, 1 sep (EFE).- El ministro chino de Exteriores, Wang Yi, advirtió este martes en Berlín que cuestionar que Taiwán pertenece a China es entrometerse en “cuestiones internas” de su país y supone traspasar sus “líneas rojas”, y además mostró otras diferencias en varios temas con Alemania y la Unión Europa.

En la tensa rueda de prensa que siguió a una reunión con su homólogo alemán, Heiko Maas, Wang contestó así al ser interrogado por sus palabras contra el presidente del senado checo, Milos Vystrcil, por visitar Taiwán.

Se trató de una “intromisión extranjera” en los “asuntos internos de China”, afirmó Wang según la traducción simultánea ofrecida por el ministerio alemán de Exteriores, que subrayó que el “consenso internacional” es que “Taiwán es parte integral del territorio de China”.

Su país, prosiguió Wang, “debe defender decididamente su integridad territorial y su soberanía”. A su juicio, China no es la que causa problemas, sino la afectada por las acciones de otros, lo que le obliga a “reaccionar”.

Wang ya le había advertido a Vystrcil recientemente que pagaría un “alto precio” por su “comportamiento miope”, un comentario que ha provocado que Praga convoque al embajador chino en la República Checa.

La rueda de prensa fue un repaso de los principales disensos entre Pekín y Berlín, cuestiones que van de la situación de los Uigures en Xinjiang a la nueva ley de seguridad de Hong Kong, pasando por la tecnológica Huawei y la implantación del 5G en Europa.

Pese a los intensos intercambios comerciales, las relaciones entre ambos países se han enfriado en los últimos meses a causa de estas cuestiones, además de por la opacidad china en los primeros compases de la pandemia.

Con respecto a Xinjiang, donde diversos informes apuntan a que el Gobierno chino mantiene a un millón de miembros de la etnia musulmana uigur encerrados en campos de concentración, Wang aseguró que se trata tan sólo del programas para desradicalizar islamistas “como los que llevan a cabo otros países”.

MAAS PIDE QUE SE ATIENDAN DEMANDAS SOBRE UIGURES

Maas pidió a este respecto que Pekín “atienda las demandas” de la comunidad internacional y permita el acceso a esas instalaciones de grupos de observadores internacionales.

También fueron evidentes las diferencias de ambas partes en torno a Hong Kong. Wang indicó que la nueva ley de seguridad nacional viene a “tapar un agujero” en la legislación china y que ayuda a proteger mejor los “derechos legítimos” de todas las personas.

El alemán insistió en el interés de Berlín por que se mantenga el lema “un país, dos sistemas” que acordó Pekín con Reino Unido para la devolución de Hong Kong y que implicaba, entre otras cosas, la preservación de la independencia de la Justicia en la Región Administrativa Especial, erosionada ahora por la nueva ley.

LA POLÉMICA SOBRE EL 5G Y HUAWEI

También se trató la polémica sobre la tecnología 5G y el gigante chino Huawei. Maas subrayó que Europa busca ser “más soberana” en el ámbito digital y que, en este sentido, Berlín está preparando una normativa en la que se fije qué parte de la nueva red de telecomunicaciones debe producirse en Europa y Alemania.

“No queremos dependencia, ni del este ni del oeste”, dijo en referencia a las presiones desde Pekín para que sea Huawei quien instale estas redes en Europa, y a las advertencias de Washington para que la empresa china no lo lleve a cabo.

Wang, que dijo entender el interés de todos los países por mantener su “soberanía digital” y la seguridad sobre sus datos, recalcó también que es preciso la “no discriminación” y la “justa y libre competencia”.

El ministro chino de Exteriores, que llegó a acusar de “prejuicios” a los medios alemanes, se mostró dispuesto siempre a un “diálogo entre iguales” y a un “intercambio abierto” con Berlín, basado en la “confianza recíproca” propia de “socios estratégicos” que no siempre comparten la “misma posición”.

El encuentro entre Wang y Maas tuvo lugar en la residencia de invitados del Ministerio de Exteriores alemán en Tegel, en las afueras de Berlín.

Mientras tanto, una concentración frente al Ministerio de Exteriores -en la que participó el activista de Hong Kong Nathan Law- protestaba por la visita de Wang a Alemania y las violaciones de los derechos humanos en China.

256065256065