México.- Los indígenas chamulas, reconocidos por la mezcla de tradiciones mayas y católicas, llegaron con su fervor religioso a la Basílica de Guadalupe, tras una peregrinación de 900 kilómetros desde las montañas del sureste de México.

Poco más de 913 kilómetros recorrieron desde su comunidad de San Juan Chamula, estado suroriental de Chiapas, a Ciudad de México para expresar su devoción, agradecimiento y peticiones ante la Virgen del Tepeyac.

Ana María Gómez contó que viajó hasta la capital para pedirle a la Virgen morena “salud, trabajo, bienestar para todos, que ayude a los más necesitados, hay mucha gente en los hospitales, en la cárcel que son inocentes o muchos que pasan hambre”.

Nacido en pleno centro de la cultura chamula, Luis Gómez indicó que cada peregrino tiene sus propias peticiones a la Virgen de Guadalupe. “Cada peregrino sabe qué va a ir a pedi

La peregrinación salió en camiones de carga y, tras largas horas de viaje, llegó este domingo al mayor templo católico de México, en el marco de la celebración de las apariciones de la Virgen de Guadalupe al indio Juan Diego, ocurridas entre el 9 y el 12 de diciembre de 1531.

Leave a Reply