Lima.- Perú, el segundo país latinoamericano con la comunidad china más numerosa después de Brasil, continuó  las celebraciones del Año Nuevo Chino con música, comida y coloridos desfiles por las calles de Lima para recibir de la mejor manera el año del perro.

El centro de la fiesta estuvo en la calle Capón, el corazón del barrio chino de la capital peruana, por donde desfilaron dragones y leones de diferentes colores que visitaron los distintos negocios regentados por chinos para llevarles prosperidad en este año 4716 del calendario chino.

Las criaturas avanzaron en mitad de una multitud que los aguardaba con ramas de bambú en la mano para acercarse especialmente a los rojos, considerado un color de la suerte en la cultura china.

Leave a Reply