Jacksonville, FL.- No existe una fórmula mágica para superar una ruptura amorosa, pero Edward Leedskalnin encontró un particular método para mitigar su dolor: esculpió 1.100 toneladas de rocas de coral para construir un castillo y recrear la vida matrimonial que aspiraba tener con su amada que lo abandonó un día antes de la boda.

Cuando se le preguntaba cómo movía las pesadas rocas, el despechado, quien se refería a su novia frustrada como “mi dulce dieciséis” -por su edad, 16 años-, afirmaba que conocía “el secreto de las pirámides” y que comprendía bien “las leyes del peso y del apalancamiento”.

Durante 28 años Edward Leedskalnin talló  bajo el manto de la noche, alumbrado apenas con una lámpara de queroseno, enormes rocas con rudimentarias herramientas  hasta erigir el Castillo de Coral en Homestead, al suroeste de Miami.

“Se trató de una historia de amor que no resultó bien para él. Su novia se llamaba Agnes Scuffs y, un día antes de la boda en 1912, le dijo que no se podían casar. El se deprimió, se fue de viaje, visitó Alemania, Canadá y EE.UU. Sufría de tuberculosis. En 1920 se trasladó a Florida City, donde comenzó a construir un monumento al amor perdido”, contó Tom Gaymor, guía del castillo.

La edificación, visitada por más de 300.000 personas al año, es uno de los principales “sitios históricos” del sur del estado, luego de ser incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos del país en 1984.

Nacido en Letonia, en la región báltica del norte de Europa, Leedskalnin (1887-1951), de 26 años, tras el abandono de Scuffs, de 16, peregrinó con su desamor hasta llegar al sur de Florida donde una familia lo encontró en la carretera casi muerto por la que enfermedad que sufría y lo trasladó a su casa para curarlo.

Sus rescatadores le tomaron aprecio y le regalaron casi la mitad de una hectárea en esa ciudad, donde comenzó a construir la edificación que es conocida como el “Stonehenge americano” en referencia al monumento megalítico del mismo nombre que existe en Inglaterra.

Leedskalnin comenzó su tributo al amor en Florida City, una ciudad cerca a Homestead. Allí, sin testigos y siempre de noche, construyó casi todas las esculturas con un procedimiento que se llevó a la tumba. Algunos lo atribuyen que el hombre tenía “poderes sobrenaturales”, otros a la “ayuda de extraterrestres”.

Su monumento al amor, construido entre 1923 y 1951, también permaneció de pie durante el paso de “Andrew”, el poderoso huracán de categoría cinco que, con vientos de más de 252 kilómetros por hora, destruyó en 1992 a Homestead y Florida City, en el condado de Miami-Dade.

Leedskalnin esculpió en las rocas las fases de la luna que pesan cada una 18 toneladas y la que representa a la luna llena es una fuente con agua de 23 toneladas.

Otra de las esculturas es una mesa con la forma del estado de Florida que contiene un redondel con agua para imitar el lago Okeechobee, el mayor cuerpo de agua dulce del estado y el séptimo de EE.UU. Las sillas pesan 500 kilos cada una.

Hay una puerta de 9 toneladas, que desde 1989 no se mueve, pero antes se podía mover con un dedo, y otra en la entrada del castillo gira con facilidad.

En 1940 construyó un telescopio que pesa 24 toneladas con el que se puede observar la estrella Polar por un hueco en la roca, que a su vez está• ubicada en línea directa con el telescopio.

Pero lo más sorprende es cómo recreó lo que pudo ser su vida matrimonial con su “dulce dieciséis”. En el medio de la edificación, rodeadas por plantas y flores exóticas, se encuentran dos camas y una cuna de piedra de coral.

Su romanticismo lo impulsó a esculpir una mesa en forma de corazón de 2.270 kilos y “Créalo o no, la filial de Ripley Entertainment Inc.lo certificó como el más pesado del mundo”, comenta el guía del castillo.

Los turistas pueden conocer el castillo con guías o utilizar un audio en inglés, español, francés y alemán. Maye informó que próximamente lo podrán escuchar en portugués, chino e italiano.

Leave a Reply