Caso Vanessa Guillén desata el #MeToo sobre abusos sexuales en el Ejercito

0
16
227802

DESAPARICIÓN

Houston (TX), 30 jun (EFE News).- Al igual que sucediera con el movimiento feminista #MeToo, mujeres militares denuncian en las redes sociales casos de acoso sexual en el Ejército bajo la etiqueta #IAmVanessaGuillen, joven latina desaparecida hace dos meses en una base de Texas tras denunciar comportamiento indebido de compañeros.

Los cientos de testimonios de mujeres que han sido acosadas o agredidas sexualmente por compañeros o superiores mientras estaban en servicio y que han empezado a circular en las redes sociales – con sus fotos junto a una imagen de Guillén-, evocan lo sucedido con el movimiento mundial que empezó en 2017.

Se están convirtiendo en los rostros de una larga denuncia sobre lo que sucede dentro de las bases militares, y cuyo capítulo más reciente es, según las conclusiones preliminares, el de Vanessa Guillén, vista por última vez el 22 de abril en la base de Fort Hood, en Killeen (Texas).

Semanas antes de desaparecer, la soldado de 20 años le había confesado a su madre que había sido acosada por un sargento.

“El 13 de junio de 2019 mientras estaba en Fort Hood fui agredida sexualmente por alguien de mi unidad”, relata una soldado que compartió su experiencia en Facebook.

“Esta no es solo mi historia y lucha, esta es la historia de cada mujer y algunos hombres que sirven y han servido. Todos compartimos el mismo dolor y es hora de que seamos escuchados”, puntualizó.

“Me sentí tan sola, herida y confundida, sentí que el mundo colapsaba a mis pies. Soldado Guillen entiendo tu confusión mientras pensabas que la gente que te rodeaba serían tus hermanos en armas y no tus perpetradores”, publicó Jocelyne Saenz en su cuenta de Facebook sobre lo que le sucedió cuando tenía 18 años.

“No conozco a una de nosotras que no haya sido acosada o violada. ¿No es eso triste? Literalmente ni siquiera una sola soldado”, dijo otra veterana en Twitter

A su turno, una mujer que estuvo en la Marina durante nueve años manifiesta que, aunque todavía no es capaz de compartir su experiencia públicamente y por la que aún se encuentra recibiendo terapias, hace un llamado por un “cambio real” en la manera como se maneja el acoso sexual dentro de las Fuerzas Armadas.

“No deberíamos ser obligados a trabajar con quienes hemos reportado que han abusado de nosotros”, dijo la mujer en Instagram.

Como recuerdan muchas de las que dan su testimonio, prácticamente todas las denuncias sobre abusos y violaciones se manejan dentro de las mismas unidades.

Desde 2016 descansa en un comité del Senado una ley que busca proteger a los sobrevivientes de ataques sexuales en las Fuerzas Armadas y que las investigaciones salgan del ámbito de los cuarteles, pero que a pesar de contar con el apoyo de muchas organizaciones a favor de víctimas no avanza.

Según Proteger a Nuestros Defensores (Protect Our Defenders), una entidad sin fines de lucro, defensora de las víctimas de acoso o abuso sexual dentro de las fuerzas militares, en el año fiscal de 2018 unos 20.500 miembros denunciaron ser objetos de acoso o violación.

Mas del 75 % de esas víctimas no lo reportaron en su momento y una tercera parte dijo que no denuncia la agresión por temor o por creer que el proceso no será justo, de acuerdo a la organización.

Este martes, los familiares de la soldado Vanessa Guillén, desaparecida hace más de dos meses de la base Fort Hood del Ejército en Texas, reclamaron una investigación independiente y acusaron a las fuerzas armadas de “encubrimiento” en el caso.

“Los militares no están ayudándonos a encontrar a Vanessa”, dijo la abogada de la familia, Natalie Khawam, a la cadena CBS News de televisión. “Están ocultando la información porque no quieren que sepamos qué ocurrió”.

El pedido ocurre un día después de ser hallados restos humanos y pertenencias que podrían pertenecer a la joven, en un área del condado de Coryell y cerca al lugar donde fue encontrado el 19 de junio el cuerpo del soldado Greg Morales, desaparecido hace diez meses a las afueras de la misma base militar.

Los restos fueron llevados al Instituto de Ciencias Forenses en Dallas para ser analizados.

Por su parte, el presidente de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), Domingo García, acusó este miércoles al Ejército de “negligencia e indiferencia” en el caso de Guillén.

García instó un llamado para que las familias latinas no envíen a sus hijos e hijas al Ejercito “hasta que Vanessa sea encontrada y los responsables sean traídos ante la justicia”.

Khawam insistirá este jueves ante el Congreso, junto a los padres y hermana de la soldado, en que se realice una investigación por la desaparición de Guillén luego de que se haya confirmado que hubo una “acción criminal” en el caso. EFE News

ama/lce

Leave a Reply