Washington DC.- El presidente, Donald Trump, evitó toda mención a la inmigración en la celebración del Mes de la Herencia Hispana en la Casa Blanca, donde reiteró sus críticas a los gobiernos de Cuba y Venezuela, y recordó a los afectados por el huracán María en Puerto Rico y por el reciente terremoto en México.

Ante una audiencia de más de 200 líderes de negocios, religiosos y comunitarios de la comunidad latina, que lo recibió con ‘bravos’ en español, Trump eludió cualquier referencia al muro con México, una de sus promesas de campaña, o a su filosofía de mano dura con la inmigración ilegal.

En un discurso en el que mezcló temas muy diversos, Trump proclamó que “el comunismo es pasado” y “la libertad es el futuro”, al insistir en sus críticas hacia Cuba y Venezuela.

El mandatario no se olvidó de Puerto Rico, Estado Libre Asociado, al subrayar la “larga recuperación” que tiene por delante la isla tras el paso del huracán María.

“Amamos a Puerto Rico”, exclamó Trump, tratando de imitar el acento español al pronunciar el nombre de la isla, que visitó el pasado martes para evaluar la destrucción provocada por el ciclón.

El gobernante mencionó también, por otro lado, a las víctimas del reciente terremoto en México, al anotar que su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, con quien ha tenido notorios desencuentros, es un “presidente maravilloso”.

SHARE

Leave a Reply