Carlos Chamorro: El Ortega y Gasset es un reconocimiento a la prensa nicaragüense

0
13
535664

ESPAÑA PERIODISMO

Managua, 25 may (EFE).- El periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro, galardonado en los 38º Premios de Periodismo Ortega y Gasset, dijo este martes que recibe ese trofeo como un reconocimiento a la prensa nicaragüense “ante la peor dictadura de nuestra historia”, en alusión al Gobierno que preside en Nicaragua el sandinista Daniel Ortega.

“Este premio Ortega y Gasset es un reconocimiento a la resistencia del periodismo de Confidencial -que él dirige- y de la prensa nicaragüense, ante la peor dictadura de nuestra historia, y a nuestro compromiso con la verdad y la libertad”, señaló Chamorro en un mensaje de Twitter.

El periodista, una de las voces más críticas al Gobierno de Ortega, se declaró muy honrado por el premio Ortega y Gassett, en la categoría Trayectoria Profesional, otorgado por el periódico español El País.

“Lo recibo como portavoz de un mensaje de aliento al periodismo nicaragüense, por su resistencia en defensa de la libertad, en esta hora de persecución”, destacó.

PREMIO A LA RESISTENCIA PERIODÍSTICA

Asimismo, según dijo, espera “que este premio contribuya a visibilizar a nivel internacional la crisis de derechos humanos que vivimos en Nicaragua, y la resistencia de la prensa en defensa de la libertad de prensa que, como decía mi padre Pedro Joaquín Chamorro, es la primera de todas las libertades”.

Ese reconocimiento llega el mismo día en que el Ministerio Público de Nicaragua llamó a declarar a cinco periodistas por un caso de presunto lavado de dinero, bienes y activos en perjuicio del Estado nicaragüense por el que se investiga a la aspirante opositora a la Presidencia Cristiana Chamorro Barrios, hermana de Carlos, lo que ha sido catalogado por gremios periodísticos como “una nueva persecución contra la prensa independiente”.

El premio Trayectoria Profesional, que reconoce la carrera profesional de un periodista, recayó por unanimidad en Chamorro.

El jurado valoró que se trata de un periodista de investigación nicaragüense, que desde su juventud apoyó de forma abierta la lucha para derrocar la dictadura de Anastasio Somoza Debayle en Nicaragua, la misma que asesinó a su padre, Pedro Joaquín Chamorro, cuando era director del diario La Prensa.

“El suyo es un ejercicio de periodismo con mayúsculas, ejercido ante la adversidad y la violencia”, dijo el jurado sobre el director de Confidencial.

Chamorro también dirigió el diario Barricada durante el primer Gobierno sandinista (1979-1990), que era el órgano oficial del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

GOBIERNO CONFISCÓ EDIFICIO Y ALLANÓ OFICINAS

Chamorro, hijo de la expresidenta nicaragüense Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997), es director de un grupo de medios de comunicación que se mantienen registrados por la Policía de Nicaragua.

En febrero pasado, denunció la confiscación del edificio donde funcionaban las revistas digitales Confidencial y Niú y los programas televisivos Esta Semana y Esta Noche, que él dirige, así como la empresa de consultoría Cabal, propiedad de su esposa, Desirée Elizondo.

En el edificio, que estuvo ocupado por la policía desde el 13 de diciembre de 2018 en el marco de las manifestaciones antigubernamentales que estallaron en abril de ese año, el Ministerio de Salud inauguró una Casa Materna, que según Confidencial, no funciona sino que sigue ocupada por oficiales y vigilantes.

El jueves pasado, la policía allanó el estudio audiovisual del programa Esta Semana y Esta Noche, y la redacción de Confidencial, que funcionaban en un edificio de oficinas al sur de Managua, y que Chamorro rentaba.

El periodista, que estuvo exiliado en Costa Rica por 11 meses en el marco de la crisis sociopolítica que vive el país desde abril de 2018, calificó ese nuevo allanamiento policial, sin orden judicial, como otrp intento de acallar sus voces y la del periodismo nacional.

Chamorro ha sido galardonado con el IV Premio Casa América Catalunya a la Libertad de Expresión en Iberoamérica en 2009, y en 2010 con el premio María Moors Cabot.