Camerún y Costa de Marfil luchan por una plaza en una última jornada agónica

0
9
735793

FÚTBOL CATAR 2022

Túnez, 16 nov (EFE).- Argelia, Nigeria, Túnez, Camerún y Costa de Marfil, cinco de las selecciones con mejor palmarés y tradición mundialista de África, se juegan hoy el pase a la última ronda de clasificación para la Copa del Mundo de Catar 2022 en una agónica jornada que incluye un duelo directo de máxima exigencia y calidad entre dos selecciones pioneras plagadas de estrellas.

Costa de Marfil viaja a Camerún con la ventaja de que le sirve un simple empate gracias a la goleada del pasado sábado a Mozambique (3-0), y con toda su brillante plantilla a disposición del francés Patrice Beumelle, a excepción del lateral del Villarreal Serge Aurier.

Sobre el tapete del “Japoma Stadium”, en la localidad camerunesa de Douala estarán entre otros Sébastien Haller (Ajax), Wilfried Zaha (Crystal Palace) y Nicolas Pepe (Arsenal), liderando el ataque, con Odilon Kossounou (Bayern Leverkusen), Willy Boly (Wolverhampton), Hassane Kamara (Niza) y el cotizado Frank Kessie (AC Milan) en la retaguardia y la sala de máquinas.

La mejor noticia para Camerún es el regreso del delantero del Bayern Munich, Maxim Choupo-Moting, ausente durante la goleada a Malawi (0-4), que volverá tras una semana de cuarentena para formar ataque probablemente con el experimentado Vincent Aboubakar (Al Nasser, Arabia Saudí).

En el choque de ida, “Los Elefantes” derrotaron a los “Leones Indomables” del portugués António Conceicao gracias a un doblete del enrrachado Haller -uno de ellos de penalti-, suficientes para dejar sin efecto la pena máxima transformada en la segunda parte por Moumi Ngamaleu (Young Boys).

BURKINA FASO, A BUSCAR LA SORPRESA EN ARGELIA

En el Grupo A, la actual campeona de África, Argelia, se jugará el martes en Argel el pase a la siguiente ronda frente a una sorprendente pero irregular Burkina Faso, considerada una de las selecciones africanas que más han progresado en los últimos años.

Bajo la batuta de Kamou Malo, uno de los pioneros del fútbol burquinés en la década de los ochenta del siglo pasado, y de la experiencia de hombres como Charles Kaboré (Dinamo de Kiev), el capitán bregado en el fútbol francés y ruso, y Bertrand Traoré, atacante del Aston Vila, Burkina llega a la última fecha con la necesidad de lograr un triunfo a domicilio que sería doblemente histórico.

Pese al tropiezo el vienes en casa frente a Niger, que arrancó un inesperado empate y dejó a “Los sementales” con 11 puntos, dos por debajo de “los zorros del desierto”.

Así, al equipo comandado por Ryad Mahrez, estrella del Manchester City, le sirve tanto ganar como empatar para alzarse con la victoria de grupo y seguir avanzado en el sueño de regresar a una fase final del mundial tras la ausencia en Rusia 2018 y las notables sensaciones que dejó en Brasil 2014, donde avanzó a segunda ronda y puso después en muchas dificultades a la luego campeona Alemania.

TÚNEZ Y NIGERIA, EN EL ALAMBRE

En el grupo B, Túnez, primera selección africana en el ranking FIFA, dejó pasar esta semana su oportunidad de evitar los sustos de última hora al caer derrotada a domicilio en Malabo frente a Guinea Ecuatorial (1-0), que ahora tiene una mínima opción de arrebatarle la clasificación.

El equipo que lideran jugadores como Emilio Nsue (Apoel) o Pablo Ganet (Real Murcia), y dirige Dani Guindos tendrá que ganar a Mauritania y esperar el milagro de que las “Águilas de Cartago, que lidera el veterano Wahbi Khazri (Saint-Étienne), pierdan en la capital tunecina frente a Zambia, que con apenas siete puntos no se juega nada en el envite.

En el grupo C, Nigeria, uno de los equipos africanos tradicionales en los mundiales, y la inexperta Cabo Verde se jugarán este martes en el Teslim Balogun Stadium de Lagos una plaza con ligera ventaja para las “Águilas Verdes” de Victor Osimhen (Napoli), a las que les sirve un empate frente a “los tiburones azules” que lidera Jorge “Djaniny” Tavares, atacante del Trabzonspor.

POLÉMICA CLASIFICACIÓN DE GHANA Y CONGO

Ghana y Congo lograron este lunes la clasificación en dos duelos teñidos de polémica, especialmente en el que enfrentó a las “Estrellas Negras” con Sudáfrica, y que se resolvió con un controvertido penalti en el área de los “Bafana Bafana” transformado por Andre Ayew (Al Saad, Catar).

El tanto propició la victoria ghanesa y la clasificación gracias a la diferencia de goles con Sudáfrica, que ha pedido una investigación sobre la pena máxima, en una competición en la que no se utiliza el video arbitraje.

También selló el pasaporte la República Democrática del Congo que arrebató el liderato a Benín tras vencer por 2-0. Un penalti transformado por el capitán Diumerci Mbokani (Kuwait SC), a los diez minutos, encarriló la victoria que sentenció a un cuarto de hora del final Ben Malango Nigita (Al-Sharjah, Emiratos).

Sin embargo, un error del seleccionador, el argentino Héctor Cúper, que introdujo un cambio en el tiempo añadido pese a ver agotado sus tres ventanas, deja la clasificación de Congo aún en el aire.

Ambos se unirían a Egipto. Marruecos, Mali y Senegal que ya esperan a conocer los rivales en una ronda definitiva a doble partido que promete calidad y grandes emociones.

Javier Martín