Las casas a menudo crecen y cambian al lado de las personas que viven en ellas. Si has agregado muebles caros o has hecho mejoras sustanciales, es importante reevaluar tu seguro de propietario y asegurarte que su política refleje esos cambios. Aquí hay cuatro casos en los que puede ser beneficioso revisar y ajustar tu cobertura.

Remodelación o Trabajos de Renovación

Los proyectos de mejoras para el hogar típicamente aumentan el valor de tu hogar, que generalmente requiere más cobertura. Pero eso no significa necesariamente que tus tarifas de seguro aumentarán automáticamente. De hecho, algunos proyectos, como la adición de un nuevo techo, pueden ayudarte a ahorrar en tus primas mensuales. Sólo asegúrate de notificar a tu proveedor antes de comenzar cualquier trabajo.

Piscina o un trampolín

Debido a que estas características vienen con mayor riesgo de lesiones,  se etiquetan como  una molestia atractiva. Subir el seguro de responsabilidad civil puede ayudarte a mantenerte protegido si hay alguna vez un accidente en tu propiedad y una demanda posterior.

Adquirir nuevos valores

Los productos costosos tales como joyería, arte, alfombras y antigüedades se deben agregar a tu póliza. Aumentar tu cobertura es la única manera de protegerlos en caso de daño o robo.

Inicio de un negocio en casa

Muchos propietarios de negocios en el hogar no se dan cuenta  que tienen poca cobertura, si la hay, de una póliza de seguro de propietarios o arrendatarios. Dado que un nuevo negocio en casa probablemente significa comprar nueva tecnología y equipo caro, es posible que necesite obtener protección adicional.

Trabajas duro para tener  tu casa. Protege tus pertenencias actualizando tu cobertura para que coincida con tus circunstancias actuales y nada te tome desprevenido.

SHARE

Leave a Reply