Calviño ve “voluntad” de los agentes sociales para aprobar la reforma laboral

0
11
589973

ESPAÑA EMPLEO

Venecia (Italia), 10 jul (EFE).- La nueva vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, afirmó hoy en Venecia que ve “voluntad” por parte de los agentes sociales para aprobar el primer paquete de la reforma laboral antes de finales de este año.

Calviño ha acudido a Venecia (norte de Italia) para participar en el G20 de Finanzas, en el que los ministros del ramo y gobernadores de los bancos centrales han aprobado secundar el mecanismo de fiscalidad para las multinacionales, consensuado el 1 de julio en el marco de la OCDE.

En una comparecencia con los medios, la vicepresidenta ha confiado en que el Plan de Recuperación español sea aprobado sin problemas el martes por los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea en Bruselas y ha dicho que, a partir de ese momento, se podrá activar la llegada de los primeros 9.000 millones de euros, correspondientes al 13 % de los 70.000 millones de ayudas que podrá recibir España.

Además, este año, el Gobierno de Pedro Sánchez espera obtener también un primer pago de 10.000 millones en diciembre ligado a los objetivos fijados en el plan para mediados de este año.

Sin embargo, para recibir el desembolso del primer semestre del 2022 (unos 12.000 millones en subsidios) España tiene que llevar a cabo la reforma laboral antes de finales de 2021.

En los últimos días, el presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, ha tildado de “marxista” la propuesta del Ministerio de Trabajo y Economía Social, que dirige la vicepresidenta segunda Yolanda Díaz, mientras que los sindicatos han amenazado con convocar movilizaciones.

“Tenemos todo el interés de que se llegue en el curso de este año a ese acuerdo entre los agentes sociales y con el Gobierno para la reforma laboral, porque eso nos permitirá tener un marco más favorable a la creación de empleo de calidad, de aprovechar plenamente esta fase expansiva del ciclo económico que ahora se inicia”, dijo.

Preguntada sobre si los interlocutores sociales llegarán a un entendimiento en los próximos meses, insistió: “Ese es nuestro objetivo y vamos a poner todo de nuestra parte”.

Los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G20 aprobaron hoy el mecanismo sobre fiscalidad para multinacionales, consensuado el 1 de julio en el marco de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y ahora se centrarán en convencer a los países que aún muestran reticencias para que se sumen, que en el seno de la Unión Europea son Irlanda, Hungría y Estonia.

Este sistema se basa en dos pilares, el modo de asignar un porcentaje de los beneficios de las empresas, en particular de las digitales, a ciertas jurisdicciones para que paguen impuestos donde operan aunque no tengan presencia física; y en la aplicación de un tipo mínimo del impuesto de sociedades de, al menos, el 15 % a las empresas con una facturación como poco de 750 millones de euros.

Países como Alemania, Francia o Estados Unidos han pedido que esta tasa mínima sea superior y Calviño dijo que también España mantiene una “posición ambiciosa”, aunque matizó que “en este momento la prioridad es llegar” a un acuerdo formal en octubre, cuando los líderes del G20 celebrarán su cumbre en Roma.

Con este pacto, añadió, se podrá empezar “un camino importante en el establecimiento de este marco global (fiscal) más eficaz y más justo”.