Cachemira investiga la relación del Ejército indio con la muerte de variosciviles

0
3
738349

INDIA CACHEMIRA

Srinagar (India), 18 nov (EFE).- El Gobierno de la Cachemira india ordenó este jueves una investigación por la supuesta muerte de varios civiles acusados de terroristas en un tiroteo con las tropas indias, incidente que desató una protesta de los familiares que fue controlada anoche por las fuerzas de seguridad.

“Se ha ordenado (…) una investigación judicial. El Gobierno tomará las medidas adecuadas tan pronto como se presente el informe (…) La administración reitera el compromiso de proteger las vidas de civiles inocentes y garantizar la justicia”, anunció en Twitter el gobernador de la región, Manoj Sinha.

Sinha, designado directamente por Nueva Delhi para gobernar la disputada región del Himalaya, dijo que un magistrado investigará la controvertida operación policial del lunes en Srinagar, la principal ciudad de Cachemira, en la que murieron los tres supuestos civiles.

La orden para investigar el suceso se produce solo horas después de que decenas de policías con vehículos blindados desalojaran a los familiares que protestaban en Srinagar por lo sucedido, reclamando justicia y la entrega de los cuerpos de sus seres queridos.

Las imágenes divulgadas de la represión policial mostraron a las fuerzas de seguridad con rifles de asalto rodeando a los manifestantes, que habían prometido continuar su sentada de manera indefinida a pesar de las bajas temperaturas.

La Policía agarró por la fuerza a algunos de los manifestantes para introducirles en camionetas, mientras un familiar de una de las víctimas se rasgaba la ropa y gritaba: “Disparadme, terroristas. No esperamos menos en nuestra búsqueda de justicia”.

Saima Bhat, una manifestante, preguntó a la Policía a gritos por qué les trataban como si fueran “terroristas”, mientras que otros reclamaban justicia y el fin de la muerte de cachemires inocentes.

En el suceso ocurrido el lunes murieron cuatro personas, entre ellas un supuesto terrorista y otros tres individuos que sus familias aseguran que no tenían vínculos con la insurgencia, y que fueron utilizados como escudos humanos y matados “a sangre fría”.

De acuerdo con la versión policial, las fuerzas de seguridad detectaron un centro de llamadas ilegal que ofrecía apoyo logístico a grupos insurgentes en el exclusivo barrio de Hyderpora.

Las fuerzas de seguridad ordenaron entonces al propietario del edificio, Altaf Bhat, de 48 años, y a su inquilino Mudasir Gul, de 40, que les acompañaran en la búsqueda de los terroristas ocultos, cuando éstos abrieron fuego contra ellos, anotó la Policía.

Bhat y Gul “recibieron heridas graves de bala y sucumbieron a las heridas. Dos terroristas escondidos en la habitación fueron eliminados”, detalló el comunicado.

Pero los familiares sostienen que son inocentes, como afirmó el miércoles en la protesta la esposa de Gul, que con su hija de 18 meses en brazos, desafió a las autoridades a probar que su esposo estaba involucrado en actividades de la insurgencia.

“Demuestre que Mudasir era (colaborador). Si consiguen alguna evidencia, dispárenme primero y luego a nuestra hija. Nadie levantará una ceja”, dijo la esposa de Gul.

Aamir Magray, otro de los muertos en el tiroteo, era de otro distrito cachemir y se encontraba en Srinagar en busca de empleo, según su familia. Su padre había recibido en 2005 una condecoración del ejército por ser un “combatiente antiterrorista”, después de que presuntamente mató a un militante con una piedra.

Cachemira es la única región india con mayoría musulmana y Pakistán, que ha luchado varias guerras por ella con la India, reclama su completa soberanía desde la partición del subcontinente en 1947 y su independencia del Imperio británico.

738349738349