•En un foro organizado por la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color se llegó a la conclusión que “en Alamance no se puede seguir rechazando o juzgando a los grupos minoritarios por cuestiones de idioma, etiquetas raciales o estatus migratorio. 

Por Williams Viera | [email protected]

Burlington, NC.- Un nuevo foro educativo, orientado a impulsar un movimiento de derechos humanos en el condado Alamance, se realizó el pasado sábado 9 de marzo, en las instalaciones de la Primera Iglesia Bautista de Burlington, 508 Apple Street.

El evento, organizado por la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color (NAACP), también buscaba acabar con la frialdad del racismo patrocinado, de manera ‘velada’, por las autoridades civiles del condado que permiten que resurja la persecución de los inmigrantes utilizando el perfil racial, por parte de los agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (lCE).

Durante la charla se hizo referencia a  que no se podía regresar al tiempo en que la Oficina del Sheriff, dirigida por Terry Johnson, había causado innumerables separaciones de familias como estaba escrito en una demanda que llegó hasta el Departamento de Justicia de Estados Unidos y que permanece en los archivos de una Corte Federal.

Según se estableció en su momento, los contribuyentes de Alamance tuvieron que pagar la suma de $108.112 desde agosto de 2011 a agosto de 2013 por el proceso a Johnson.

De acuerdo con NAACP, el tema de la inmigración es una falsa solución a un problema fabricado; y, por lo tanto, el llamado ‘problema’ se fundamenta en sembrar el miedo entre la comunidad.

En el foro estuvieron más de 100 personas, entre ellas cinco hispanos, pero los representantes de las organizaciones latinas locales brillaron por su ausencia.

  

Resistencia a ICE

Durante el coloquio se abordaron las actividades que realiza ICE en Alamance en asociación con la Oficina del Sheriff Johnson, con lo que se destruye a la comunidad inmigrante y, de paso, perjudica, en general, al condado en las áreas de educación, aplicación de la ley, fuerza laboral y sostenibilidad fiscal, destacaron los exponentes.

El evento buscó, además, brindar soluciones tangibles al reunir a organizaciones comunitarias que trabajan para oponerse a la colaboración con ICE y apoyar a los latinos que viven en esta zona.

La NAACP de Alamance cree que es un imperativo moral enfrentarse a lo que consideran “una crisis humanitaria” que involucra el uso de perfiles raciales y la criminalización general de las personas de color para aterrorizar a los residentes del condado, tanto para los que tienen documentados como para los que carecen de ellos.

Mientras tanto, el abogado chileno Raúl Pinto, abogado del Centro de Justicia de Carolina del Norte, fue tajante y certero al denunciar que “la ‘migra’ ataca a un sector muy vulnerable de nuestra población latina sin contemplación y sin consideración en su dignidad ni en el derecho a buscar un bienestar social y financiero, pero le siembra intranquilidad espiritual. Esto sucede porque existe en ICE una caracterización errónea y fuerte de criminalizar a los latinos en Alamance”.

De igual manera, Erica Johnson, presidenta de la Asociación Alamance-Burlington de Educadores, hizo notar cómo las redadas realizadas por ICE han impactado a alumnos, amigos y familiares de manera perniciosa con lo que han creado desesperación. “Eso se refleja en el ausentismo en las aulas de clase por el miedo que sufren sus parientes, amigos y familiares al desconocer el cómo y cuándo se van a producir redadas que los van a separar”.

Todos estuvieron de acuerdo en que “en Alamance no se puede seguir rechazando o juzgando a los grupos minoritarios por cuestiones de idioma, etiquetas raciales o estatus migratorio”, así lo expresó el sacerdote Paul Lininger de la Iglesia del Sagrado Sacremento de Burlington. Él destacó la importancia y extensión del programa del ‘FaithAction ID’ que tiene el apoyo del Departamento de Policía de Burlington al igual que otras agencias locales.

En tanto, el Reverendo J. Jay Kenneth, de la Coalición del Santuario de Hiilsboro, llamó “terrorismo doméstico” las acciones de ICE; mientras que Brian Long, jefe asistente de la Policía, recalcó que “debemos reforzar la confianza que debe existir entre las minorías y nuestros oficiales”.

El foro lo cerró el Reverendo Curtis Gatewood, de NAACP, quien pidió, enérgicamente, defender a los inmigrantes para evitar que “sean atropellados tanto en sus derechos civiles como en sus derechos humanos”.

Gatewood, el pasado 18 de febrero, se presentó ante los comisionados de Alamance para dar a conocer su descontento por el apoyo al alguacil de parte de las autoridades locales.

SHARE

Leave a Reply