Bottas impide el centenario de Hamilton

0
12
506865

AUTOMOVILISMO FÓRMULA UNO

Madrid, 1 may (EFE).- El finlandés Valtteri Bottas (Mercedes) saldrá primero este domingo en el Gran Premio de Portugal, tercero del Mundial de Fórmula Uno, que se disputa en Portimao; donde impidió que su compañero el séptuple campeón mundial inglés Lewis Hamilton firmase su ‘pole’ número 100 en la categoría reina.

Bottas cubrió los 4.653 metros de la pista en un minuto, 18 segundos y 348 centésimas, sólo siete menos que Hamilton; y Mercedes copará de nuevo la primera fila, reservando la segunda para los dos pilotos de Red Bull, el holandés Max Verstappen y el mexicano Sergio Pérez -tercero y cuarto, respectivamente-. El español Carlos Sainz (Ferrari) saldrá quinto y su compatriota el doble campeón del mundo Fernando Alonso (Alpine) lo hará desde la decimotercera plaza.

Quiso el destino que Hamilton, que lidera el Mundial con 44 puntos, uno más que Verstappen, hubiese podido elevar a cien su propio récord histórico de ‘poles’ el mismo día que se conmemora el vigésimo séptimo aniversario del fallecimiento del brasileño Ayrton Senna, triple campeón del mundo, fatalmente accidentado en Imola. Donde neerlandés e inglés -victorioso en Sakhir- intercambiaron puestos hace dos domingos; y el británico conservó el liderato gracias al punto extra que otorga la vuelta rápida.

Pero Bottas y sólo siete milésimas evitaron un nuevo día glorioso de Hamilton -que tras igualar el pasado curso el récord histórico de siete títulos del alemán Michael Schumacher fue nombrado ‘Sir’ por la Reina Isabel de Inglaterra-. En una pista ondulada y deslizante, en la que el viento racheado hacía más variables las condiciones.

Hamilton apunta a una inédita octava corona con el permiso de Verstappen; que perdió toda opción al jugarse todo a una baza después de que, tras rebasar los limites de pista en la cuarta de las quince curvas del circuito, le anularan su primer intento en la decisiva tercera ronda (Q3), que fue más lenta que la segunda. Un crono, de 1:18.209, que le hubiera servido a la joven estrella neerlandesa para salir primero.

A diferencia de lo que sucede habitualmente, nadie mejoró tiempo en su última vuelta y Bottas sorprendió con su decimoséptima ‘pole’ en F1. Hamilton se quedó a nada -siete milésimas- y se conformó con formar parte de la ‘enésima’ primera fila de Mercedes, ganadora de los siete últimos Mundiales de constructores.

‘Mad Max’ se quedó a cuatro décimas y con un gran berrinche, un puesto por delante de su compañero, ‘Checo’, que se marchó contento con un cuarta plaza que le permitirá soñar, como mínimo con el podio: el que sería su undécimo desde que pilota en F1.

Los cuatro primeros afrontarán la prueba con neumático medio y el primero de los que lo hará con blando será Sainz, que lo intentó una vez con ese compuesto, pero optó por cambiar a blando. El talentoso piloto madrileño, que se marchó feliz con la decisión y con el quinto puesto, mejoró con creces a su compañero Charles Leclerc -al que mejoró en tres décimas y otras tantas plazas-.

Sainz arranca desde la tercera fila; al lado del francés Esteban Ocon, colega en Alpine de Alonso, que cayó en la Q2 y sale el 13.

Mercedes, con doblete Hamilton-Bottas, había liderado todas las tablas de tiempos la pasada temporada, cuando la F1 recuperó para su calendario a Portugal, 24 años después de que Estoril hubiese albergado el hasta entonces último Gran Premio luso -con victoria del canadiense Jacques Villeneuve, el año de su espectacular debut-.

Esta vez, el viernes Bottas había marcado el mejor tiempo del día en el primer ensayo, que no mejoró Hamilton, el más rápido en el segundo, en la ondulada y deslizante pista del Algarve.

Pero Verstappen rompió esa dinámica y dominó, por la mañana, el último entrenamiento, en el que mejoró a ambos Mercedes, con ‘Checo’ cuarto, Sainz séptimo; y Alonso decimocuarto, con medios -a diferencia del resto, con blandos-, pero buenas sensaciones con una gran vuelta que se le anuló por salirse de los límites de la pista.

En la Q1 cayó sorprendentemente el australiano Daniel Ricciardo (McLaren); y fue en la segunda ronda en la que se despidieron dos campeones del mundo como el finés Kimi Raikkonen y el genial piloto asturiano, readaptándose aún al coche y a una categoría en la que no pilotó durante los dos años pasados. En los que se conformó con ganar (con Toyota) el Mundial de resistencia, anotarse -dos veces- las 24 Horas de Le Mans y las 24 Horas de Daytona (EEUU); y probar suerte, de forma destacada, en el Rally Dakar.

Alonso -propietario de las 32 victorias que cuenta España a lo largo de toda su historia en la F1- se lamentó de un coche que le resultó más difícil de pilotar en la cronometrada principal que en el ensayo matinal. Pero confía en avanzar puestos en una pista en la que se puede adelantar.

Bottas le chafó la ‘pole’ número 100 a su capitán, que este sábado marcó la vuelta rápida del día -1:17.968, en la Q2- que sólo sirvió para las estadísticas. Hamilton apuntará, no obstante, a la 97: con la que mejoraría otro de sus récords históricos, el de victorias. Sainz aspira, en un circuito en el que el año pasado lideró la carrera, a su tercer podio en la categoría; un ‘cajón’ que también desea ‘Checo’.

Y Verstappen, herido en su orgullo, aún no ha dicho su última palabra: la carrera, prevista a 66 vueltas, para completar un recorrido de 306 kilómetros y medio, anuncia emociones fuertes. Sobre todo en sus primeros compases.

Adrian R. Huber

506865506865