Borrell y Blinken advierten de que todo ataque a Ucrania tendrá consecuencias

0
15
790218

EEUU RUSIA

Bruselas, 9 ene (EFE).- El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, abordaron en una conversación las tensiones sobre la cuestión ucraniana y subrayaron que toda agresión adicional a ese país “tendrá consecuencias masivas”.

En la discusión, Borrell compartió con Blinken su evaluación de la situación después de su reciente visita a Ucrania, informó en un comunicado el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE).

Ambos mandatarios advirtieron de que “toda agresión militar adicional contra Ucrania tendrá consecuencias masivas y un severo coste”, según el comunicado del SEAE difundido anoche.

“Reafirmaron además el apoyo de la UE y de Estados Unidos a la soberanía, independencia e integridad territorial de Ucrania y enfatizaron la necesidad de una desescalada por parte de Rusia y de la completa aplicación de los acuerdos de Minsk”, añade el comunicado.

Borrell y Blinken hablaron también de los compromisos bilaterales y multilaterales tras las propuestas presentadas por Rusia sobre la opinión de Moscú en relación con los compromisos de seguridad en Europa.

Hicieron hincapié en la “larga asociación” entre la UE y EE.UU. y los compromisos para la seguridad transatlántica y para afrontar los retos comunes de seguridad.

Acordaron en particular que “cualquier discusión sobre seguridad europea tendrá lugar en coordinación y con la participación de la UE”.

Por último, “acordaron mantenerse en estrecho contacto en estas áreas prioritarias”.

El despliegue de miles de tropas rusas ha alimentado los temores a una intervención militar directa de Moscú en la vecina Ucrania, después de haberse anexionado unilateralmente Crimea en 2014 y de apoyar movimientos separatistas prorrusos en la región del Donbás.

Rusia por su parte teme que Estados Unidos y sus aliados en la OTAN estén buscando una nueva expansión hacia el este, y exige a Washington y a la Alianza garantías de que no planean armar a Kiev o amenazar las fronteras de Rusia y su órbita.

Delegaciones de alto nivel de Estados Unidos y Rusia celebran el lunes en Ginebra un diálogo estratégico en el que intentarán reducir las actuales tensiones sobre la cuestión ucraniana, aunque este esfuerzo continuará de forma multilateral a lo largo de la próxima semana en Bruselas y Viena.