Borrell pide a Bosnia más esfuerzos en reformas electoral y constitucional

0
3
592657

UE BOSNIA

Bruselas, 13 jul (EFE).- El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, instó a Bosnia-Herzegovina a realizar más esfuerzos en las reformas electoral y constitucional para conseguir el estatus de país candidato a la adhesión.

“Animamos a las autoridades a acelerar los esfuerzos necesarios en los meses que quedan de este año no electoral. Tienen el deber de hacer avanzar al país hacia el camino de la integración europea, en línea con las aspiraciones de los ciudadanos”, indicó Borrell en una rueda de prensa junto al primer ministro bosnio, Zoran Tegeltija.

Las dos partes celebraron en Bruselas un Consejo de Estabilización y Asociación.

Bosnia presentó en febrero de 2016 su candidatura para adherirse a la Unión Europea, con la que ya firmó un Acuerdo de Estabilización y Asociación que entró en vigor en junio de 2015, y para obtener el estatus de candidato debe cumplir 14 prioridades clave.

Borrell explicó que abordaron en particular “la necesidad de un proceso inclusivo de reforma electoral que elimine todas las formas de desigualdad y discriminación a nivel constitucional”.

“Espero que Bosnia-Herzegovina haga lo máximo en los próximos meses para demostrar que se toma seriamente la integración en la UE”, subrayó.

Consideró que ha habido un impulso desde el año pasado, pero que todavía hay “asuntos sustanciales pendientes” y “el progreso en las reformas ha sido limitado”.

Tegeltija aseguró, por su parte, que su país está “dispuesto a cumplir todos los criterios para obtener el estatus de candidato”.

“Estamos plenamente implicados en diferentes procesos de reformas que hemos abordado con la UE”, aseveró, y agregó que cuentan con la Unión para la lucha contra la COVID-19 y la aplicación del plan de inversiones económicas para los Balcanes occidentales.

Por otra parte, el jefe de la diplomacia comunitaria también recordó que hace dos días se cumplieron 26 años del genocidio de Srebrenica, “uno de los puntos más negros en la historia moderna europea” que “nos recuerda la necesidad de reconciliación”.

“Los intentos de revisar la historia, negar el genocidio o crímenes de guerra o glorificar a criminales de guerra no tienen lugar en Europa, deben parar y ciertamente no serán tolerados”, recalcó Borrell.

El representante serbio-bosnio en la presidencia tripartita de Bosnia-Herzegovina, Milorad Dodik, niega el genocidio que costó la vida a 8.000 varones civiles bosnio-musulmanes en julio de 1995 en Srebrenica, cuando ese enclave era una zona protegida por la ONU.

Borrell también pidió que Bosnia-Herzegovina “acelere su alineación con la política exterior de la UE”, ya que “ha decaído” en los primeros meses del año y ello “ciertamente no está en línea con las aspiraciones de convertirse en un país candidato”.