Borrell defiende que se mantengan relaciones con China pese a las sanciones

0
9
503171

UE CHINA

Bruselas, 28 abr (EFE).- El alto representante para Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, advirtió este miércoles de la necesidad de seguir negociando y relacionándose con China, a través de, por ejemplo, el acuerdo de inversiones, a pesar de las represalias tomadas por China tras las sanciones que la UE le impuso en marzo.

“Hay que seguir negociando y relacionándose con China, aunque, por supuesto, hay una rivalidad sistémica”, reconoció Borrell en un debate sobre el asunto en el Parlamento Europeo, en el que también argumentó que desafíos mundiales como el cambio climático, la pandemia o el acuerdo nuclear de Irán “no pueden resolverse sin la cooperación china”.

La Unión Europea sancionó, el pasado 22 de marzo, a cuatro funcionarios y una entidad chinos por “graves violaciones de derechos humanos” contra la minoría uigur, en sus primeras sanciones a Pekín desde la masacre de la plaza de Tiananmen en 1989.

Como represalia, Pekín adoptó sanciones contra diez europeos, cinco de ellos eurodiputados, y cuatro entidades, entre las que se encuentra la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo.

Borrell aseguró que, con dichas restricciones, las instituciones democráticas de la UE “han sido atacadas por las autoridades chinas” y que el objetivo es sancionar a miembros de la UE e intelectuales “por expresar libremente sus reflexiones”.

No obstante, apuntó que China “es un actor económico y político clave”, por lo que “es necesario” mantener las relaciones con el país.

La comisaria de Interior, Ylva Johansson, defendió el acuerdo de inversiones al que llegaron la UE y China el pasado diciembre, puesto que significa “un paso en la buena dirección para que haya un acceso justo y unas normas de compromiso y de actividad justas en el mercado chino”

Sin embargo, insistió en que “el interés económico no evitará que la UE siga defendiendo los derechos humanos”.

La mayoría de eurodiputados coincidieron en la necesidad de continuar los contactos con China, aunque advirtieron de que las medidas restrictivas de China pretenden “silenciar y marcar la agenda del Parlamento Europeo”.

“No dudamos de la necesidad de establecer canales sólidos y de conversación con el Gobierno chino, pero tampoco cerremos nuestros ojos a políticas que chocan contra los valores europeos”, defendió el eurodiputado popular Antonio López-Istúriz White.

Otros europarlamentarios, como la socialista Soraya Rodríguez Ramos, pidieron que la UE aumentara “drásticamente” el apoyo a los defensores de los derechos humanos en China y que, de nuevo, no se permita que la China “imponga la agenda” de la UE: “No nos van a imponer con qué comisión hablar, ni tampoco que sí podamos hablar de comercio, pero de derechos humanos no”.

Así, la eurodiputada del PSOE Inma Rodríguez Piñero defendió no proseguir “con ningún tipo de tramitación del acuerdo de inversiones”, por solidaridad con los eurodiputados sancionados: “No queremos comprar ni vender mercancías que provengan de la violación de derechos humanos”, declaró.