Borrell apela al interés de relación “mutuamente beneficiosa” con Turquía

0
11
469188

UE TURQUÍA

Bruselas, 30 mar (EFE).- El alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, destaca el “interés estratégico” de una relación “mutuamente beneficiosa” con Turquía, con la que la UE acaba de abrir “lo que podría ser un nuevo capítulo” tras un año de tensión “sin precedentes”.

Es la reflexión que escribe este martes Borrell en su blog “Una ventana al mundo”, después de que los líderes de la UE se mostrasen dispuestos en la cumbre del jueves pasado a participar con Turquía en importantes vías de cooperación, incluida la modernización de la Unión Aduanera, el relanzamiento de diálogos de alto nivel y una cooperación reforzada en la gestión de la migración.

Esta inflexión, tras un año “muy complicado” y con relaciones en “un punto bajo”, ha sido posible gracias a que las autoridades turcas han detenido “sustancialmente” su “retórica negativa” y acciones contrarias a los intereses de los Estados miembros de la UE en el Mediterráneo Oriental, precisó Borrell en su artículo.

Y la UE ha respondido “extendiendo su mano” porque tiene “un interés estratégico en el desarrollo de una relación de cooperación y de beneficio mutuo con Turquía”.

La UE es, “con mucho”, dice Borrell, el principal socio de importación y exportación de Turquía, y fuente de inversión.

Además, más de 5,5 millones de ciudadanos turcos viven en los estados miembros de la UE y el país tiene su seguridad y defensa ancladas en la OTAN.

ELEMENTOS DE TENSIÓN

Borrell advierte que los problemas no han terminado e identifica cuatro elementos de tensión: disputas marítimas en el Mediterráneo oriental; la cuestión del arreglo de Chipre; objetivos divergentes en conflictos regionales, especialmente en Libia y Siria, y el deterioro de los estándares democráticos en Turquía.

Un panorama que muestra que “la tarea que tenemos por delante no es nada fácil”, señala el jefe de la diplomacia europea, por ello este nuevo enfoque hacia Ankara es, precisa, “gradual y proporcionado, pero también reversible”.

“El coraje y la determinación, pero también la flexibilidad y la comprensión, son necesarios para restablecer nuestra relación de manera sostenible”, añade Borrell, ya que “algunas de las cuestiones pendientes se han enredado en desacuerdos y conflictos durante una década”.

Sin embargo, afirma que “una diferencia clave distingue los esfuerzos de hoy por encontrar soluciones de los del pasado: existe una mayor conciencia de cómo las viejas disputas afectan profundamente los intereses de seguridad de la Unión Europea” y “no pueden considerarse solo asuntos bilaterales entre Turquía y algunos Estados miembros”.