Biden cierra la Oficina de Víctimas de Crímenes de la Inmigración de Trump

0
8
556433

INMIGRACIÓN

Nueva York, 11 jun (EFE News).- La Administración del presidente Joe Biden dio otro paso este viernes para deshacer iniciativas puestas en marcha por el exmandatario republicano Donald Trump al anunciar el cierre de la oficina para víctimas de inmigrantes, una comunidad que estuvo bajo constante ataque durante los cuatro años de su Gobierno.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) informó este viernes del cierre de la “Oficina de Enlace para Víctimas de Crímenes de la Inmigración” (VOICE en inglés), que fue creada en abril del 2017 cumpliendo así una promesa de campaña de Trump.

Al hacer el anuncio, el entonces secretario del Departamento de Seguridad Nacional, John Kelly, se acompañó por familiares de víctimas de delitos cometidos por inmigrantes.

ICE señaló en un comunicado que VOICE será sustituida por la Victims Engagement and Services Line (Línea para los Servicios y la Comunicación con las Víctimas) de la que dijo será un programa más “amplio e inclusivo” de apoyo sin importar el estatus legal del que comete el crimen o el de la víctima.

Esa ayuda incluirá servicios que ya ofrecía como orientación sobre los recursos disponibles para visas “U” ( destinada a víctimas de crímenes en EE.UU.) y “T” (para víctimas de la trata de personas), indicó la agencia en un comunicado.

A través de esta nueva línea se podrán reportar abusos físicos o sexuales en los centros de detención de ICE, maltrato, tráfico humano y explotación infantil y se proveerá de asistencia a estas víctimas.

También contará con un sistema de notificación como el estatus de los casos, las decisiones y otra información de interés para abogados y otros interesados, entre otros servicios, de acuerdo con el comunicado.

“Proveer asistencia a los miembros más vulnerables de la sociedad es un valor central estadounidense. Todas las personas, independientemente de su estatus de inmigración, deberían tener acceso a servicios para víctimas sin temor alguno”, afirmó el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, en el comunicado.

Durante su campaña electoral, y luego durante sus cuatro años en la Casa Blanca, Trump vinculó la inmigración irregular con un aumento de la criminalidad procedente del narcotráfico para justificar la necesidad de una política migratoria más dura, pese a que las estadísticas oficiales no sostuvieron sus afirmaciones.

Al anunciar su campaña en 2016, se refirió a los inmigrantes mexicanos como delincuentes. Aseguró que al venir a este país traían “drogas, crimen, son violadores” y tras llegar a la presidencia su administración se ensañó con inmigrantes.

Y ya en la Casa Blanca Trump recibió a víctimas de crímenes cometidos por indocumentados con el objetivo de urgir al Congreso a que aprobase una ley que intensificase las penas a los criminales deportados que hayan reingresado al país.

Según el informe más reciente sobre la ahora desaparecida VOICE, para 2018 recibió 781 llamadas en un período de tres meses de las que sólo 256 estuvieron relacionadas con los servicios que ofrecía.

Aproximadamente la mitad fueron pedidos sobre el estatus de casos de inmigración.