Berlín ensaya en pandemia la tienda de la esquina sin alcohol

0
17
489631

ALEMANIA CONSUMO

Berlín, 17 abr (EFE).- Las restricciones por la pandemia obligan a soluciones de negocio imaginativas, como la que en el multiétnico distrito de Kreuzberg en Berlín revisa el concepto de la tradicional tienda de barrio, o “Späti”, para intentar desterrar prejuicios sobre el alcohol: sobre quienes no lo beben.

Las promotoras detrás de “Null Prozent” (cero por ciento) no ocultan que su versión de ese comercio de proximidad tan berlinés tiene un poco de misión: demostrar que, pese a ciertos estereotipos vigentes, no consumir alcohol no le convierte a uno en alguien aburrido.

El “Späti” es un tipo de comercio de proximidad que ha permanecido abierto a pesar de las restricciones -que en Berlín están vigentes con más o menos variaciones desde noviembre pasado- y es el lugar abierto hasta altas horas de la noche donde uno puede encontrar alcohol, tabaco, dulces, leche y los suministros básicos de la tienda de la esquina.

La fórmula del “Späti” (variación de “Spätkauf” o “compra tardía”) nació en Alemania Oriental en la segunda mitad del siglo XX como tienda abierta para los trabajadores que regresaban a casa después de los turnos nocturnos y necesitaban comprar comida. Después de la caída del muro de Berlín, en 1989, se expandieron en la Alemania Occidental.

Hoy en día, hay casi un millar de estas tiendas nocturnas repartidas por Berlín y muchas están abiertas las 24 horas, los siete días de la semana y atraen a residentes, expatriados y turistas por igual, aunque hay divergencias acerca de lo que debe vender un “Späti” para ser considerado como tal.

UNA CIUDAD EN LA QUE BEBER POR LA CALLE ES COSTUMBRE

Intentar promover el consumo de bebidas no alcohólicas desde un comercio tan berlinés parece en principio tarea ardua si se atiende a lo común que es ver en la capital gente, especialmente jóvenes, caminando con una botella de cerveza de vidrio en la mano.

La costumbre puede chocar cuando se procede de otros países en los cuales no se permite consumir alcohol ni en recipientes de plástico y eso que las restricciones por la pandemia prohíben desde diciembre el consumo de bebidas alcohólicas en el espacio público.

Es tan común beber por la calle en Alemania que existe hasta un término propio, la “Wegbier”, que hace referencia al acto de llevar una cerveza mientras uno camina.

El nuevo “Späti” de Kreuzberg, “Null Prozent”, vende tanto en la tienda como en línea hasta más de 200 variedades de cerveza, ron, ginebra, vodka, vermut y vino sin alcohol y, según el sitio oficial de la ciudad de Berlín en internet, es el primer “Späti” libre de alcohol de Alemania.

“Si alguien dice que no a una copa de alcohol en Berlín se le pone directamente la etiqueta de ‘aburrido’. Ciertamente, parte de nuestra misión es disipar el prejuicio de que sin alcohol lo eres. Al contrario, es genial”, explica a Efe Isabella Steiner, socióloga y fundadora de la tienda juntamente con Katja Kauf.

ALTERNATIVA POR EL CIERRE DE BARES

Dos factores como son la disminución del consumo de alcohol por el cierre de los bares y también el cambio de actitud de la población sobre la salud han creado el contexto oportuno para abrir este negocio de bebidas no alcohólicas, aseguran sus propietarias

“Muchos clientes vinieron durante el primer encierro porque bebían solos y en privado. Por eso el que viene aquí es para buscar una alternativa y disfrutar sin consecuencias de sus bebidas favoritas como puede ser su vino preferido”, explica Kauf.

El objetivo es dar respuesta a la pregunta “qué beber cuando no se bebe” y remontan su concepto a hábitos de bebida arraigados que a menudo no se cuestionan, como tomarse una mimosa por la mañana o unas cervezas después del trabajo.

Dicen que no se ven a sí mismas como unas “aguafiestas” sino como seguidoras de la tendencia de “beber conscientemente”, es decir ser consciente de lo que uno bebe, cuándo lo hace, con qué frecuencia y con quién.

“Como socióloga estoy interesada en tendencias sociales como los estilos de vida ‘Mindful Drinking’ y ‘Sober Curios’, que en 2015 observé que ya se vivían en el Reino Unido y EE.UU. Era solo cuestión de tiempo antes de que llegaran también aquí”, añade Steiner.

Las innovadoras de Kreuzberg creen que 2021 será el año de la bebida no alcohólica, ya que “Berlín es el lugar donde nacen las tendencias” y “la diversidad es siempre un tema de conversación en la ciudad”.

María Garrido Sellabona

489631489631