Belice acuerda con Guatemala reforzarlo en detener la venta del ara macao

0
18
540734

BELICE GUATEMALA

San Juan, 29 may (EFE).- El Gobierno de Belice anunció este sábado que acordó con Guatemala en ayudarlo a detener la venta del guacamayo rojo (ara macao), cuyo negocio lucrativo puede dejar hasta 4.000 dólares en ventas.

Según dijeron funcionarios beliceños, el mercado negro de estos pájaros ha provocado un impacto en la población de aves en la región, pues de acuerdo con algunos hallazgos, solo existen 1.000 guacamayos rojos en tres países.

“Los beliceños se sienten muy orgullosos de nuestros esfuerzos por proteger la vida salvaje de nuestro país. Pero lo que la gente desconoce es que hay personas ilegalmente vendiendo nuestra fauna y exportándolos a Guatemala”, dijo Rafael Manzanero, director ejecutivo de la organización Amigos por la Conservación y el Desarrollo (FCD, en inglés).

Manzanero detalló, que de los 1.000 guacamayos rojos que se creen que hay en tres países, siendo uno de estos Belice, en este país centroamericano específicamente se han contabilizado 350 de ellos, una merma de esa población por su caza ilegal.

Ante ello, indicó que existe la posibilidad de que se enmiende la Ley de Protección de Vida Silvestre de Belice al incluirse nuevas penalidades que protejan más y frenen la caza de estas aves.

En esa misma línea, sostuvo que la FDC satisfactoriamente ha puesto en marcha una campaña junto a sus homólogos guatemaltecos para tratar de terminar con este acto ilegal.

El director ejecutivo de la organización, a su vez, propuso varios planes para potenciar a un equipo técnico guatemalteco dedicado al tráfico ilegal de animales salvajes para involucrarse en esta situación.

Según explicó, este equipo técnico se dedicaría específicamente recoger información, identificar zonas y rutas donde el tráfico ilegal de animales salvajes se está llevando a cabo y cómo mitigar el mismo.

Manzanero dijo también que desconoce el porqué tantos guacamayos rojos son capturados y vendidos de manera ilegal, el número de personas involucradas en este mercado y cómo operan.

Se cuestionó además la cantidad de vías de transporte que se utilizan para la caza ilegal de animales salvajes, dónde terminan, si verdaderamente se quedan en Guatemala o se exportan a otros países.

“¿Cuál es el número real de estas aves que llegan a Guatemala para saber si ciertamente son extraídos de Belice?”, prosiguió Manzanero.

“Si mientras nuestras intervenciones probablemente funcionen, aún nos hace falta esa metodología que necesitamos hacer, para que así la información que suministramos sea importante”, afirmó Manzanero.