Investigadores de la Universidad lusa de Coimbra acaban de hacer pública una investigación en la que concluyen que la cafeína ayuda a bajar la inflamación de la retina en caso de isquemia, una complicación asociada a dolencias degenerativas de la retina y contribuye a la pérdida de visión o a la ceguera, ya que se produce una oclusión de los vasos sanguíneos.

De esta manera, el consumo de dos o tres cafés al día resulta una práctica saludable para proteger las células de la retina.

La responsable de la investigación, Ana Raquel Santiago, explicó que en un principio la cafeína potencia los daños causados por una isquemia pero sirve para activar las denominadas células microglías de la propia retina que hacen que se resuelvan los daños de la inflamación que causa la propia isquemia.

La inflamación se produce por la falta de riego sanguíneo en la zona de la retina, a la que no llegan ni nutrientes ni el oxígeno.

El trabajo de este grupo de científicos, desarrollado en laboratorio con ratones, permitió comprobar que “la cafeína logra a largo plazo combatir la isquemia de retina”, aseguró Santiago.

“Los resultados de esta investigación abren puertas para la creación de nuevos fármacos que puedan tratar o atenuar las alteraciones visuales” relativas, sobre todo, a episodios isquémicos como la retinopatía diabética o el glaucoma, añadió.

Dos de las principales causas de ceguera, según el estudio, son la retinopatía diabética y el glaucoma, que se desencadenan por episodios isquémicos.

Actualmente, este tipo de enfermedades no tienen cura “y los tratamientos disponibles no son eficaces, por lo que es crucial identificar nuevas estrategias terapéuticas”, argumentó.

Santiago avanzó que la investigación se ampliará para comprobar si la cafeína mejora la función visual. “Queremos comprobar si la cafeína es eficaz contra otras enfermedades de retina”, apuntó.

Leave a Reply