Bassino primera líder al ganar en la burbuja de Sölden

0
7
309943

ESQUÍ ALPINO COPA DEL MUNDO

Madrid, 17 oct (EFE).- La italiana Marta Bassino se convirtió en la primera líder de la Copa del Mundo de esquí alpino al ganar este sábado el gigante de Sölden (Austria), que se disputó, sin público, en el citado glaciar tirolés; donde mejoró en catorce centésimas a su compatriota Federica Brignone, última ganadora de la competición.

Bassino, de 24 años, firmó su segundo triunfo en Copa del Mundo al cubrir los dos recorridos -47 puertas, con salida a 3.020 metros y un desnivel de 370-, en un tiempo de dos minutos, 19 segundos y 69 centésimas, 14 menos que Brignone, en una prueba en la que la eslovaca Petra Vlhova fue tercera, a un segundo y trece centésimas.

Brignone, que la pasada temporada relegó al segundo puesto de la general a la estadounidense Mikaela Shiffrin -gran dominadora del deporte rey invernal los pasados años y principal ausente este sábado en Sölden, a causa de una lesión de espalda- se quedó a poco más de una décima de arrancar con buen pie su defensa de ambos títulos: el general y el de la disciplina, dos de las tres Copas que ganó la pasada campaña, en la que también capturó la de combinada. Modalidad que desaparece del calendario en este torneo.

Bassino, que la pasada temporada -repleta de cancelaciones y cerrada antes de tiempo debido a la pandemia del COVID-19- ganó otro gigante, el de Killington (EEUU), había sido la mejor en la primera manga, en la que había mejorado en casi seis décimas a Brignone. Con la noruega Mina Fürst Holtman, a 92 centésimas, en el tercer puesto provisional; y la neozelandesa Alice Robinson -que el año pasado debutó en Sölden convirtiéndose en la más joven ganadora, con 17- y la suiza Michelle Gisin, compartiendo cuarta plaza: a 1:18.

En la segunda, Bassino no se dejó intimidar por la presión que sobre ella ejerció Brignone; y llegará líder a la siguiente cita de la Copa del Mundo, dentro de un mes: el gigante paralelo que se disputará, asimismo en Austria, en la estación de Lech/Zürs (Vorarlberg). Donde se reanudará, ya de forma continua y sin las tradicionales pruebas de Norteamérica -anuladas a causa de la pandemia- la competición de la regularidad.

Tras pasar los test del covid-19 el jueves, la competición del deporte rey invernal arrancó este sábado sin Shiffrin, que a los 25 años lo ha ganado todo. A la que se espera el mes próximo y a quien, sin restarle méritos a Brignone -primera italiana que gana la Copa del Mundo y primera de ese país en hacerlo, desde que lo lograra hace 25 años el mítico Alberto Tomba-, desestabilizó la repentina muerte de su padre, Jeff, en febrero. Lo que, junto a las cancelaciones, evitó, sin duda, que ganase su cuarta gran Bola de Cristal seguida.

La súper-campeona de Vail (Colorado) no fue la única ausente. Tampoco compitió en Sölden la alemana Viktoria Rebensburg, campeona olímpica de la disciplina hace diez años en Vancouver (Canadá), que hasta el mes pasado no hizo pública su retirada de la competición.

Rebensburg tuvo de ‘skiman’ -preparador de esquís- durante sus últimos años al italiano Andrea Vianello, casado con la andaluza de origen chileno Carolina Ruiz: única española que ganó un descenso y una de las cuatro -junto a María José Rienda y los fallecidos hermanos Blanca y Paco Fernández Ochoa- que logró triunfos para España en la Copa del Mundo.

Este sábado, Vianello se puso a disposición de la suiza Andrea Ellnberger, que marcó la primera referencia buena en la segunda manga. Antes de acabar undécima, un puesto por delante de la joven Robinson; que no pudo repetir el triunfo de hace un año al cometer un estrepitoso fallo y perder ocho puestos en la manga decisiva.

Vlhova marcó el mejor parcial en el acto decisivo y remontó del décimo al tercer puesto final. Gisin mantuvo el cuarto y la noruega Holtman bajó al quinto. La italiana Sofia Goggia -actual campeona olímpica de descenso- y la eslovena Meta Hrovat compartieron sexta plaza; y la suiza Lara Gut, ganadora de la Copa del Mundo en 2016, a la que entrena el español José Luis Alejo, fue octava.

Austria -que la campaña pasada dejó de ganar, por primera vez en 31 años, la Copa de las Naciones- se conformó con el muy discreto decimoquinto de Katharina Truppe. La gala Romane Miradoli entró, con dorsal 68, en la segunda manga, antes de acabar decimotercera una prueba que la checa Ester Ledecka -que en Pyeongchang’18 (Corea) marcó un hito al proclamarse campeona olímpica en dos deportes distintos (ganó el supergigante de esquí alpino y el gigante paralelo de snowboard)- concluyó vigésima.

Este domingo se disputará en idéntico escenario -con presencia del español Albert Ortega- la primera prueba masculina, otro gigante.

Adrian R. Huber

309943309943

Leave a Reply