Australia prevé regresar en 2022 al nivel de inmigración previo a la pandemia

0
6
516437

AUSTRALIA INMIGRACIÓN

Sídney (Australia), 10 may (EFE).- Australia, país que depende de la inmigración en varios sectores laborales, espera alcanzar en 2022, una vez reabra sus fronteras internacionales, la normalidad en el cupo de acceso a trabajadores extranjeros y los niveles de entrada previos a la pandemia, apuntó este lunes el gobierno.

Según datos del Parlamento de Australia, el presenten año fiscal el país ha perdido 71.600 inmigrantes, algo que no sucedía desde la Segunda Guerra Mundial y que contrasta con la inmigración neta de 239.000 extranjeros en 2018-19 y de 154.100 en 2019-20.

“Las fronteras (internacionales) se reabrirán cuando sea seguro hacerlo, y cuando esto suceda, la migración neta del exterior aumentará, incluyendo la de los inmigrantes cualificados”, dijo hoy el ministro del Tesoro, Josh Frydenberg, al diario Sydney Morning Herald.

Antes de la pandemia, el gobierno de Australia, cuya economía depende de los inmigrantes pero cuyas infraestructuras y servicios estaban desbordados por las presiones demográficas en las grandes ciudades, buscaba que los trabajadores cualificados fueran a las urbes intermedias y del interior para impulsar su desarrollo.

Pero con la crisis de la covid-19, el gobierno ordenó el cierre de las fronteras internacionales, que impidió la entrada de nuevos inmigrantes, así como destinó ayudas financieras a sus residentes y ciudadanos, lo que obligó a miles de extranjeros con visados temporales a retornar a sus países tras perder sus trabajos.

“Esos trabajadores cualificados juegan un papel muy importante en toda la economía, pero no vamos a comprometer la seguridad pública o la recuperación económica alejándonos del consejo médico”, expresó el ministro del Tesoro, quien este martes presentará el Presupuesto Federal 2021-22.

Australia, que vive una práctica normalidad desde hace meses que es interrumpida por brotes esporádicos de covid-19, busca acelerar su recuperación económica en medio de las preocupaciones por la escasez de trabajadores como los programadores informáticos, veterinarios o cocineros, entre otros.

El país oceánico acumula casi 30.000 casos de covid-19, incluyendo 910 fallecidos, la mayoría de ellos por fallos en los protocolos de seguridad de los centros de cuarentena para viajeros internacionales detectados a mediados de 2020 en la ciudad de Melbourne.