Audrey Diwan apunta al palmarés con el relato de un aborto clandestino

0
8
653497

FESTIVAL VENECIA DIWAN

Venecia (Italia), 6 sep (EFE).- La directora francesa de origen libanés Audrey Diwan ha causado conmoción en Venecia con su inmersiva y visceral adaptación de “El acontecimiento” (“L´événement”), la novela en la que la escritora Annie Ernaux narró su propio aborto clandestino durante su época de estudiante en la Francia de la década de los 60.

Rodada en formato cuadrado, la película pone al espectador en la piel de la protagonista -la actriz franco-rumana Anamaria Vartolomei- a la vez que subraya la dimensión política de la novela original, desde el ámbito de la intimidad.

“Cuando leí el libro me sorprendió la distancia que había entre las palabras ‘aborto clandestino’ y la violenta realidad del proceso”, ha dicho Diwan (nacida en 1980) en rueda de prensa.

“Por eso me planteé esta película como un viaje donde el espectador no mire al personaje sino que sea ella, tratando de superar las variables de la época y el género”, ha añadido la también guionista, escritora, periodista y miembro del colectivo 50/50 para promover la igualdad de género en el cine.

La historia se desarrolla en 1963, el aborto era ilegal en Francia cuando Annie Ernaux (Anne en la película) estudiaba Filología en Ruán y descubrió que estaba embarazada.

Desde el primer momento tuvo claro que no quería tener a su hijo porque eso daría al traste con sus estudios y con su sueño de dejar atrás sus orígenes, una familia de clase obrera de un pueblo de Normandía, para convertirse en escritora.

“He querido subrayar esa lectura social”, ha apuntado Diwan, “porque sólo el hecho de que una chica proletaria que ha crecido en el campo diga ‘quiero ser escritora’, permitirse eso en aquella época es un milagro”.

La odisea de la protagonista es un camino solitario; nadie, ni su pareja, ni sus amigas, ni los médicos, se atreven a desafiar la ley. Diwan muestra lo doloroso de esa soledad y lo terrible del proceso en sí, con una secuencia final que no deja indiferente a nadie.

Tanto la directora como las actrices del filme han hecho hincapié en la vigencia del tema. No sólo porque haya países donde el aborto sigue siendo ilegal, sino porque incluso donde está permitido es una batalla que no acaba de ganarse nunca.

Anna Mouglalis, que interpreta a una mujer que practica abortos clandestinos en su domicilio, ha recordado que en Italia “casi el 70 por ciento de los ginecólogos ejerce la cláusula de conciencia” y que, con la covid la situación ha sido “abominable” porque “las primeras intervenciones anuladas han sido los abortos”.

Para Diwan era importante transmitir el conflicto de la protagonista con su propio cuerpo durante el embarazo, pero también reivindicar su deseo, su búsqueda del placer y su libertad.

“El personaje me apasiona porque a pesar de las duras pruebas a las que se tiene que enfrentar, disfruta de su deseo y del placer sexual, es un personaje que nunca baja la vista, siempre continúa avanzando para defender su libertad”, ha afirmado.

Vartolomei, de 22 años, ha valorado lo “revolucionaria” que fue Annie Ernaux a la hora de defender la reapropiación del cuerpo y el deseo de una mujer en una época en la que el tema era tabú.

De ello, del deseo femenino, escribió en otra de sus novelas, “Passion simple”, que también fue llevada al cine en Francia el año pasado con menos éxito.

Ernaux, de 81 años, es una de las escritoras más importantes de la autoficción en Francia y en sus obras ha abordado la vida de su madre (“Una mujer”), la muerte de su padre (“El lugar”) o las miserias de su matrimonio (“La mujer helada”).

En España su obra ha sido redescubierta recientemente y en 2019 recibió el Premio Formentor de las Letras.

Magdalena Tsanis

653497653497