Auditores de la UE piden un enfoque específico contra el paro de larga duración

0
14
761555

UE EMPLEO

Bruselas, 8 dic (EFE).- El Tribunal de Cuentas de la Unión Europea (UE) pidió este miércoles a los gobiernos del bloque que sus políticas nacionales de empleo tengan un enfoque “individualizado” para atajar de una forma más eficaz el problema del paro de larga duración.

Es una de las recomendaciones que los auditores europeos recogen en un informe en el que evalúan el rendimiento de las medidas impulsadas por la Comisión Europea y aplicadas por los Estados miembros para reducir el número de personas sin empleo durante al menos doce meses.

Además de reclamar un enfoque “individualizado” a los países, que son responsables de diseñar sus políticas laborales, el Tribunal de Cuentas de la UE insta a la Comisión Europea (CE) a “insistir” a los Estados miembros a que desarrollen políticas específicas para este fenómeno y a evaluar el éxito de dichas medidas.

Según los datos de Eurostat para 2020, el 35 % de los 15 millones de parados en la UE (unos 5,3 millones) llevan al menos un año sin trabajo y seis países tienen un porcentaje superior a la media: Bélgica, Bulgaria, Grecia, Francia, Italia, Eslovenia y Eslovaquia.

En España, el 32,1 % de los desempleados lo son de larga duración y, aunque los auditores centraron su evaluación en Irlanda, Italia, Polonia y Eslovaquia, la mayoría de las regiones españolas se encuentran en el grupo con peores datos con respecto al desempleo de larga duración.

En este contexto, el Fondo Social Europeo (FSE), el “principal instrumento” para apoyar las políticas activas de empleo, distribuyó entre 2014 y 2020 alrededor de 11.400 millones de euros para fomentar medidas de acceso a puestos de trabajo.

Las medidas del FSE financiaron intervenciones de las que se beneficiaron desempleados de larga duración, pero este colectivo “no era el objetivo específico”, sino que “formaba parte de un grupo más amplio”.

El texto lamenta que un enfoque “individualizado” habría sido “particularmente importante” para aquellos europeos que no han trabajado durante los últimos doce meses y por eso pide que se aplique en el marco presupuestario entre 2021 y 2027.

“Convendría aplicar un enfoque individualizado para todos los desempleados de larga duración en el marco de las políticas activas del mercado de trabajo a nivel nacional”, defendió el miembro del Tribunal de Cuentas de la UE responsable del informe, Lazaros Lazarou.

Otra de las “frecuentes debilidades” son los problemas para evaluar el rendimiento de las políticas activas de empleo para grupos que no cuentan con una “categorías específica de gasto”, como los parados de larga duración.

Lazarou explicó que corresponde a los Estados miembros diseñar e implementar los programas operativos contra el desempleo de cada país, pero también resaltó que no ha habido “evaluaciones satisfactorias” por parte del Ejecutivo comunitario sobre los resultados posteriores.

El responsable del informe subrayó además que “todavía es demasiado pronto” para sacar conclusiones sobre el impacto de la crisis provocada por la pandemia de covid-19 en el desempleo de la UE y, de forma específica, en el de larga duración.

No obstante, el informe avisa de que “existe el riesgo” de que el desempleo aumente de nuevo el programa SURE contra el desempleo en 2022, puesto en marcha para frenar los despidos durante la pandemia.