Arquitectos egipcios quieren devolver a Mosul la memoria de mezquita Al Nuri

0
2
504056

UNESCO IRAK

El Cairo, 29 abr (EFE).- El equipo de arquitectos egipcios que ha ganado el concurso internacional para reconstruir la mezquita Al Nuri de Mosul (Irak), destruida en 2017 por el grupo yihadista Estado Islámico en sus últimos días en la ciudad, busca devolver al mundo su memoria visual y mantener la originalidad pese a la polémica por el diseño.

Aunque el equipo de ocho egipcios lleva investigando desde 2018 sobre la mezquita, solo han tenido cuatro meses desde el anuncio del concurso hasta el envío a la Unesco de un diseño en el que la trataron “como un monumento” en el que prima mantener la originalidad, indicó hoy a Efe el cabecilla del proyecto, Salah el Din Sami Hareedy.

La mezquita Al Nuri fue desde su construcción en la segunda mitad del siglo XII un lugar central en la vida urbana y el desarrollo de Mosul, además de una imagen icónica gracias a los 45 metros de altura de su minarete inclinado.

Este, no obstante, fue volado en mil pedazos por los yihadistas durante la ofensiva final en la considerada “capital de facto” de la agrupación en Irak.

Además, el templo fue el lugar donde Abu Bakr al Bagdadi, el primer líder del EI, proclamó en 2014 el “califato” que continúa sembrando el terror en Irak y Siria, así como en el resto del mundo.

REVIVIR EL ESPÍRITU DE MOSUL

“Después de mucho investigar, hemos decidido volver a construir la mezquita como un símbolo histórico porque tiene un gran valor para los ciudadanos de Mosul. Por eso era importante construirla de forma que devuelva la memoria visual del lugar a los ciudadanos”, señaló el arquitecto Tarek Ali, uno de los miembros del equipo.

Con su proyecto “Diálogo de patios”, ganador entre 123 participantes y anunciado por la Unesco a mitad de este mes, los ocho arquitectos buscan hacer un espacio que no solo se limite a la mezquita y añadir terrenos adyacentes en los que construir edificios educativos para que conecten con el templo.

Según Hareedy, lo que la Unesco quería con esta nueva construcción es la “interconexión” y “el contacto de la comunidad” entre los diferentes espacios, que se dividen en dos partes: por un lado, la zona de la mezquita; y, por otro, la de los demás centros.

El proceso para la reconstrucción podría empezar a finales de año y estima que tardaría dos años una vez que pongan la primera piedra, aunque afirma que se encuentran en reuniones para intentar fijar una línea de tiempo, aseguró.

La parte por la que se comenzaría, avanzó, será la reconstrucción de la mezquita.

ACLARAR LA POLÉMICA

Al presentar los diseños públicamente, muchos usuarios criticaron en las redes sociales los dibujos de la reconstrucción, afirmando que no se adecuaba culturalmente al ambiente de Mosul y era más parecida a las construcciones que hay en Emiratos Árabes Unidos, país que, de hecho, financia este proyecto de la Unesco.

Ante esto, Hareedy indicó que se trata de un “malentendido” y, por su parte, Ali aseveró que la mezquita Al Nuri es “una construcción moderna que tenía partes de la mezquita antigua”.

Además, apostilló, el objetivo de este proyecto es “construir el lugar como un núcleo urbano para el renacimiento de toda la ciudad de Mosul” y, por ello, afirmó que no se sienten “obligados a reconstruir la mezquita exactamente como la antigua, sino a conservar su apariencia de antes de 2017 con todos los detalles”.

Aclaró que las modificaciones de la mezquita han sido tres: ampliación del tamaño de la sala de oración, cambio en el diseño del techo para mejorar los problemas previos de luz y de ventilación, así como una tercera pedida por la Unesco que consiste en añadir otras dos salas.

“Se trata de una de oración para mujeres y otra VIP, aunque en el islam no tenemos el concepto de tener una sala privada VIP en las mezquitas, pero lo hemos hecho como un espacio o extensión de la mezquita”, remachó.

Isaac J. Martín

504056504056