Arpaio no se retira: Anuncia una nueva candidatura, esta vez para ser alcalde

0
7
687037

ELECCIONES

Tucson (AZ), 5 oct (EFE News).- El polémico exalguacil del condado de Maricopa Joe Arpaio, de 89 años, anunció este martes su candidatura a la Alcaldía de la ciudad de Fountain Hills, en Arizona, y aseguró que si gana seguirá luchando contra la inmigración indocumentada.

“Fue un honor y privilegio servir a la gente del condado de Maricopa como su alguacil, ahora quiero devolver directamente algo a mi comunidad, en Fountain Hills”, dijo Arpaio en el anuncio de su candidatura por el Partido Republicano.

Arpaio lleva más de 21 años viviendo en la ciudad de Fountain Hills, ubicada al norte de Phoenix, la cual cuenta con alrededor de 25.000 habitantes.

Entre sus prioridades como alcalde, aseguró estaría el atraer nuevas inversiones y negocios a esta comunidad y continuar luchando en contra de la inmigración indocumentada, el tráfico humano y de drogas.

Arpaio fungió como alguacil del condado de Maricopa por más de dos décadas, hasta que fue derrotado en las urnas en el año 2016, en parte debido a una fuerte movilización en su contra por parte de activistas y la comunidad latina.

Durante su gestión fue conocido como “el sheriff más duro del oeste” debido a su mano dura en contra de la inmigración indocumentada.

El polémico alguacil ganó fama a nivel nacional por sus continuos operativos en las calles y en sitios de trabajo en los que arrestaba a inmigrantes indocumentados.

También por operar la llamada Cárcel de las Carpas, donde obligaba a los reos a cumplir sus sentencias al aire libre bajo temperaturas que superaban los 110 grados Fahrenheit en el verano.

Arpaio fue declarado culpable en el 2013 de prácticas de perfil racial en contra de conductores hispanos, pero se salvó de ir a la cárcel en 2017 gracias a un perdón que le otorgó el entonces presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, después que fuera declarado culpable de desacato a las ordenes de un juez federal.

El polémico dirigente republicano espera tener ahora más suerte que en 2018, cuando se postuló sin éxito como candidato al Senado federal por Arizona.