“Armugán” lleva al Festival de Tallin una reflexión sobre la muerte

0
7
354735

CINE EUROPEO

Berlín, 23 nov (EFE).- La película española “Armugán, el último acabador”, del cineasta Jo Sol, que reflexiona sobre la muerte como parte de la vida y pretende avivar el debate bioético, se estrena este lunes en la 24 edición del Festival Internacional de Cine Black Nights de Tallin (Estonia), uno de los festivales cinematográficos más importantes del norte de Europa.

“Estar en la sección oficial es una gran satisfacción y un gran orgullo”, explica por teléfono a Efe su director y guionista, Jo Sol, para quien supone una “extraña paradoja” estrenar una película en un contexto en el que, como consecuencia de la pandemia de la covid-19, “nos hemos visto obligados a mirar a la muerte de frente”.

El film, en blanco y negro, con diálogos en lengua aragonesa y rodado en el Pirineo aragonés, llegará a los cines en 2021 y recupera al “acabador”, que tiene la función de acompañar en el tránsito entre la vida y la muerte, una figura presente en muchos pueblos mediterráneos y de la cordillera pirenaica.

“Lo que se pretende con la película es encontrar grietas de luz en medio de ese gran muro de soledad que tiene que ver con cualquier final”, explica Jo Sol, para quien “hoy más que nunca” es necesario atajar el debate bioético sobre cómo vivir la “inevitable relación” con la muerte.

Protagonizada por el actor y bailarín de danza inclusiva Íñigo Martínez Sagastizabal (Armugán) y el actor Gonzalo Cunill (Ánchel), la cinta pretende aceptar la impermanencia o falta de continuidad desde la conexión con la ecología y la naturaleza, elementos que desempeñan un papel protagonista en la película.

“La película apela continuamente a esa conexión con la naturaleza, que nos recuerda que todo está en constante transformación y tenemos que estar permanentemente adaptándonos a circunstancias que no podemos controlar”, señala el también director de cintas como “El taxista ful”, “Fake Orgasm” o “Vivir y otras ficciones”, para quien es ese componente ecologista el aspecto del que encuentra más satisfecho.

El largometraje adopta un formato documental, puesto que, como explica a Efe el director de fotografía y productor del film, Daniel Vergara, la película debía mostrar una realidad “completamente natural y sin artificio”, de manera que la vertiente ecologista y naturalista quedara reflejada: “No queríamos artificios innecesarios ni basarnos en la estética por la estética”, indica.

Para Vergara, el mayor reto ha sido querer hacer una película al margen de los estándares comerciales y hablar de una realidad que, a su juicio, no siempre quiere ser escuchada.

Desde el punto de vista visual, la elección del blanco y negro ha sido, según el director de fotografía, una “apuesta arriesgada” que responde a la intención de reflejar el aspecto transhistórico del film.

La 24 edición del Festival Internacional de Cine Black Nights de Tallin – PÖFF (Estonia) tiene lugar en Tallin entre el 13 y el 29 de noviembre y este año proyectará 172 largometrajes, 28 cortometrajes, 13 series y verá un número récord de 33 estrenos mundiales, 29 internacionales y 9 europeos.

El PÖFF cuenta desde 2014 con la acreditación de la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos (FIAP) que lo sitúa en la categoría A de festivales de cine, junto a Berlín, Cannes, Venecia, Karlovy Vary, San Sebastián o Tokyo.