La Florida es el escenario de una nueva apuesta televisiva con “The Baker and The Beauty”, una serie original israelí que ha triunfado en varias partes del mundo y que en su versión estadounidense tendrá acento latino y sabor cubano.

Una familia cubana, que gestiona en Miami una pastelería y panadería tradicional, vive un giro de 360 grados cuando uno de sus hijos se enamora de una estrella internacional que también le corresponde; ese es el argumento de la ficción que la cadena ABC estrenó este lunes.

La historia es la adaptación de una serie emitida con el mismo nombre en la televisión de Israel, que tras su éxito se incorporó al catálogo de Amazon y ya se ha visto en varios países.

Ahora, la mítica Calle Ocho de Miami, en el corazón de La Pequeña Habana, es el lugar en el que se dará rienda suelta a esta versión en la que los conflictos entre la tradición y la novedad tendrán ritmo cubano.

“No había otra cultura mejor para esta historia porque los latinos respetan su tradición, y es muy habitual entre las familias latinas que llegan a EE.UU. que sus hijos desarrollen ideas y valores diferentes a los de sus padres”, explicó la actriz Nathalie Kelley, que interpreta a la superestrella Noa Hamilton en la serie.

Para Kelley, de madre peruana y padre argentino, gran parte del público podrá identificarse con el argumento porque muchas de las tramas tienen que ver “con las confrontaciones habituales entre la primera y la segunda generación” de una familia latina en EE.UU.
Pero además, la actriz asegura que tiene un componente de amor que la hace universal.

“La original es una serie israelí, también muy buena. Porque toma el cliché de una persona famosa que conoce a una persona anónima, algo que se ha visto antes, pero lo cuenta de una forma muy realista”, explicó.

A pesar de que los conflictos están muy presentes, los actores defienden que se muestran en clave de humor, con situaciones cotidianas que harán que el público se identifique y otras disparatadas que sorprenderán.

Además, todo el elenco de este formato que se emitirá en el horario de máxima audiencia de EE.UU. es latino, como Victor Rasuk, de origen dominicano y en el papel del hijo modélico que se enamora de la estrella internacional.

Aunque el más identificado con la historia es, sin duda, Carlos Gómez, que se crió en los mismos escenarios de la serie.
“Yo me crié en Miami, yo vi esa Calle Ocho con cubanos y diferentes culturas. Yo he ido a panaderías así”, recordó.
“La historia es la de mis padres -aseguró-. Que vinieron a EE.UU. sin nada, tuvieron que empezar de cero sin hablar el idioma y trabajar para darme a mí un futuro”.

Tanto Gómez como el resto del reparto esperan que la audiencia se sienta orgullosa de la comunidad latina presente en todo el país.
“Ya es hora de que se hagan formatos para poner a los latinos en luz positiva y no el mismo estereotipo de siempre. Yo llevo 30 años en el negocio, he hecho de drogadicto, de policía… siempre es así. Pero el mercado está viendo que no somos estereotipos, que somos familias y queremos lo mismo que cualquier familia”, opinó Gómez.