La Paz, Bolivia.- El salar de Uyuni, una de las joyas andinas para el turismo, aprovechó el paso del rally Dakar por quinto año consecutivo para mostrar al mundo uno de los mayores atractivos de Bolivia a través de este espectáculo automovilístico.
El desierto de sal de Uyuni, situado al suroeste de Bolivia, es el mayor del mundo situado a más altura, a unos 3.650 metros y con cerca de 10.600 hectáreas de superficie.
Desde que el rally más famoso del mundo pisara territorio boliviano en 2014, ha mantenido su cita con esta inmensa llanura blanca rodeada de montañas, a la que no ha faltado ni un año desde entonces.
La creación del monumento al Dakar en 2014 se ha convertido en un símbolo del desierto y una parada obligatoria de los turistas que llegan cada año.

Leave a Reply