México.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, presentó un plan para acabar con el gigante robo de combustible a la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), en el que participan 15 organismos públicos y que, en sus primeros días de aplicación, se ha saldado con tres detenciones.

“Es un plan conjunto de 15 dependencias del Gobierno federal; ya se echó a andar y al parecer hay buenos resultados. Pero no podemos cantar victoria, todavía, porque apenas está iniciando”, apuntó el mandatario en su rueda de prensa matutina.

López Obrador explicó que este plan es “estratégico, necesario y urgente” porque la sustracción de combustible a Pemex supone un “gran robo a la nación” del orden de 66.300 millones de pesos (unos 3.330 millones de dólares) en 2018.

El líder izquierdista dijo que este fenómeno, que propició la caída del rendimiento de Pemex, va mucho más allá de los ladrones de combustible conocidos como huachicoleros, pues en el delito participaban trabajadores de la propia empresa estatal y transportistas.

El director general de la paraestatal, Octavio Romero, cuantificó el robo de combustibles en 58.200 barriles diarios este año.

SHARE

Leave a Reply