Anuncio de envío de militares produce reacciones opuestas en la frontera

0
336

María León

Tucson (AZ), 4 abr .- El envío de militares a la frontera con México anunciado por el presidente Donald Trump produce reacciones encontradas en los estados fronterizos: mientras algunos aplauden la medida, otros dicen que es un “gasto inútil e innecesario” que no frenará la inmigración indocumentada.

“Creo que es una buena idea, la presencia del Ejercito servirá para frenar las actividades de los carteles, apoyo esta medida”, dijo a Efe John Ladd, dueño del rancho San José, en la población fronteriza de Naco, Arizona.

En la propiedad de Ladd estuvieron alojados en 2010 algunos de los 1.200 miembros de la Guardia Nacional desplegados por los estados fronterizos por decisión de la Administración Obama.

Más de la mitad fueron enviados a la frontera de Arizona, que en ese momento el corredor más importante de cruce de inmigrantes indocumentados.

“Cuando los soldados estuvieron aquí disminuyó considerablemente el cruce de indocumentados por mi propiedad”, aseguró Ladd, quien también apoya la construcción de un muro fronterizo.

Esta misma opinión la comparte el también ranchero Lorenzo Anzaldua, quien apoyó el envío de activos de la Guardia Nacional cuando el entonces gobernador de Texas, Rick Perry, envió a 1.000 soldados a territorio fronterizo en el año 2014.

La familia Anzaldua tiene tierras en Texas a una milla del Río Grande en Texas, en los últimos años el principal cruce de inmigrantes indocumentados, especialmente centroamericanos.

“Es un flujo constante de gente, nunca sabes qué puedes encontrarte cuando sales a recorrer tu misma propiedad”, dijo el ranchero.

Como una muestra de la división existente entre los mismos residentes de las comunidades fronterizas, el ranchero Tony Sedwick, cuya familia es propietaria desde 1910 del rancho Santa Fe, cerca de la población fronteriza de Nogales, Arizona, aseguró a Efe que en estos momentos el envío de tropas a la frontera es un “gasto inútil e innecesario”

Indicó que actualmente el flujo de inmigrantes indocumentados se encuentra en uno de sus puntos más bajos, por lo que no son las mismas circunstancias que cuando el presidente Obama o el presidente George Bush enviaron a la Guardia Nacional a la frontera con México.

“La gente que está llegando al país de países centroamericanos está solicitando asilo político, por lo que ellos mismos se entregan a la Patrulla Fronteriza”, dijo Sedwick.

Sedwick considera que el despliegue de militares tendrá un alto costo monetario y tampoco frenara el cruce de drogas.

En su opinión, esta es solamente otra “maniobra” política del presidente Trump para mantener contenta a la base conservadora del Partido Republicano y que posiblemente será apoyada por los gobernadores de estados como Arizona y Texas, quienes son de su mismo partido.

Trump anuncio este martes que mientras se construye el muro fronterizo con México, su principal promesa de campaña, planea el envío de tropas a la frontera, aunque no dio más detalles.

El anuncio lo hizo después de atacara por medio de Twitter al gobierno de México por una caravana de migrantes provenientes principalmente de Centroamérica que supuestamente llegarán hasta la frontera a solicitar asilo político.

La propuesta de Trump de enviar tropas a la frontera fue bien recibida por el Sindicato de la Patrulla Fronteriza.

“Serán un par de ojos extras, cualquier ayuda es bienvenida”, dijo a Efe Art Del Cueto, representante nacional del sindicato.

Indicó que en el pasado cuando Obama envió a la Guardia Nacional hace ocho años trabajaron en conjunto.

En ese entonces, los soldados establecieron campamentos y puntos de observación cerca de la frontera y cuando detectaban a un grupo de indocumentados lo notificaban de inmediato a la Patrulla Fronteriza para que se encargara de detenerlos.

El congresista demócrata de Texas Joaquín Castro dijo en un comunicado de prensa que el envío de las tropas a la frontera convertirá a las comunidades fronterizas “en una zona militar”.

“El presidente Trump debe dejar a la Patrulla Fronteriza hacer su trabajo y al Ejército enfocarse sus importantes tareas”, dijo Castro.

Otro que también expreso su oposición a la propuesta de Trump, fue el congresista por Arizona Raúl Grijalva, cuyo distrito cubre parte de la frontera con México.

“Este es el ultimo capitulo del reinado de terror del Presidente Trump enfocado en causar estragos entre los inmigrantes y los residentes de las comunidades fronterizas. Después de su fracaso para asegurar fondos para su ‘gran y hermosa pared'”, dijo Grijalva en unas declaraciones enviadas a Efe.

La Coalición de Comunidades Fronterizas del Suroeste (SBCC), que representa a organizaciones en los cuatro estados fronterizos, condeno el envío de tropas a la frontera y pidió al Congreso no caer en este “juego”, el cual -aseguran- tendrá un alto costo para los contribuyentes y para la vida de las comunidades fronterizas.

Efe contacto a varios alcaldes en ciudades fronterizas en Arizona y Texas, pero ninguno accedió a dar entrevistas sobre el tema. EFEUSA

Leave a Reply