Antonio Ortuño: “La ironía forma parte de mi cosmovisión como escritor”

0
6
544938

ANTONIO ORTUÑO

Ciudad de México, 2 jun (EFE).- El escritor mexicano Antonio Ortuño, una de las plumas más reconocidas del México actual, contó que la ironía y el humor, dos protagonistas clave de su literatura, son una “herramienta privilegiada” para explicar la naturaleza humana.

“La ironía forma parte de mi cosmovisión como escritor. Poner en cuestionamiento los discursos y el propio lenguaje creo que es parte de mi trabajo como escritor”, dijo en entrevista telefónica con Efe Ortuño (Zapopan, Jalisco, 1976).

Seix Barral, de Grupo Planeta, acaba de reeditar su obra “Ánima” (2011) en la que retrata los excesos y la vanidad del mundo del cine mediante el humor mordaz y la aguda ironía que caracterizan sus ocho novelas y sus colecciones de cuentos.

El ganador del Premio de Narrativa Breve Ribera del Duero 2017 por “La vaga ambición” confesó que disfruta “un montón” de la ironía y del humor, ya que son una “herramienta privilegiada” para hacer “interpretaciones corrosivas de la naturaleza humana”.

“No creo que sea la solución absoluta ni trato de resolverlo todo mediante el humor negro, pero sí es una constante la ironía y el sarcasmo porque son formas de agudeza en los textos”, detalló.

EL MÉXICO DE SUS OBRAS

La dura realidad que desde hace años sufre México son fundamentales en las obras de Ortuño, incapaz de olvidar la violencia, la crisis migratoria, el clasismo, el racismo o la polarización política de su tierra.

Es el caso, por ejemplo, de la novela “La fila india”, también reeditada este año, que fue ambientada en el drama de los migrantes centroamericanos que cruzan México con destino a Estados Unidos y que a pesar de haber sido publicada en 2013 sigue siendo muy vigente.

“Para mí sería realmente un ejercicio de esquizofrenia hacer que nada de esto está pasando a mi alrededor. La experiencia vital de toda persona en este país está contaminada o envenenada por todas estas crisis”, opinó.

Pero advirtió de que no hay que confundir la literatura con una queja en Twitter o los títulos de las noticias: “No me interesan los libros que cuentan en más palabras lo que cuentan los encabezados de los periódicos”.

Para el autor tapatío “la escritura está para algo más que eso”, pues permite contar realidades “más complejas” y observarlas desde “otros ángulos”.

“Creo que escribir una novela con afán de denuncia exclusivamente es renunciar a un montón de posibilidades”, expresó.

ELECCIONES EN MÉXICO

Si de opinar de la actualidad se trata, Ortuño dispone de una columna en el diario El País, donde ha sido muy crítico con la política mexicana ante la polarizada campaña de las elecciones intermedias del próximo domingo, las más grandes de la historia del país.

“Las fuerzas políticas partidistas están entregadas a sus luchas de poder, completamente alejadas del verdadero espíritu del servicio público”, reprochó el autor, quien consideró que es una “situación terrible” de la que no ve “una salida”.

Según Ortuño, “hace mucho daño el que está en el poder”, en referencia al Movimiento Regeneración Nacional (Morena) del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero predijo que si “los otros” llegaran a gobernar se volverían “abusivos”.

A pesar de todo, Ortuño consideró que se tiene que votar, si bien dudó de que los escritores tengan mayor “calidad moral” para decir a la ciudadanía lo que tiene que hacer.

“Un novelista requiere cierta inteligencia para poner sobre la mesa ideas que despierten una reflexión”, pero los escritores “no están para decir a quién votar o para encumbrar a políticos”, defendió Ortuño.

Sobre el caso de escritores que se meten en política, como Mario Vargas Llosa, quien ha llamado a votar por Keiko Fujimori en las presidenciales peruanas del próximo domingo, Ortuño opinó que “tienen todo el derecho de ejercer su ciudadanía” pero no por eso están por encima de nadie.

“Vargas Llosa es un novelista fundamental y las suyas me siguen pareciendo novelas formidables. Con el Vargas Llosa político uno puede estar de acuerdo o no, pero no tiene más razón por haber escrito grandes novelas”, zanjó.