Ivonne Malaver/EFE | [email protected]

Miami, FL.- La eliminación de la llamada política ‘pies secos/pies mojados’, que garantizaba a los cubanos que lograsen llegar a tierra estadounidense el poder quedarse, trajo en su primer año un importante descenso en el número de inmigrantes llegados desde Cuba.

El 12 de enero de 2017, ocho días antes de finalizar su mandato, Barack Obama, acabó con una política que contrariaba a las autoridades cubanas.

Según cifras del Departamento de Estado, en el año fiscal 2017, que acabó el pasado octubre, se redujo en un 71 % las llegadas de ‘balseros’ que intentaban tocar tierra en Estados Unidos.

La reducción fue del 64 % en el caso de los cubanos llegados a los puestos fronterizos terrestres, que también podían acogerse a esa política y que aumentaron en los últimos años, después que en Cuba se relajaran las restricciones para salir del país legalmente.

De los 41.523 cubanos que llegaron durante el año fiscal 2016 a EE.UU. a través de los cuatro puestos fronterizos con México se pasó a 15.410 durante el año fiscal 2017, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Ramón Saúl Sánchez, líder del Movimiento Democracia, uno de los grupos del exilio en Miami, dijo que el cambio ha sido “drástico” y se nota que antes las familias de personas que se habían lanzado al mar desde Cuba le contactaban para saber si habían conseguido entrar en Estados Unidos.

Según la Guardia Costera, durante el año fiscal 2017, entre el 1 de octubre de 2016 y el 30 de septiembre pasado, fueron interceptados 1.934 cubanos que trataron de ingresar de forma marítima al país a través del Estrecho de Florida.

Sánchez, sin embargo, aseguró que los cubanos siguen saliendo de la isla, pero lo hacen para otros países, y que aquellos que aún optan por Estados Unidos “llegan de forma clandestina como cualquier otro indocumentado”.

No obstante, los inmigrantes cubanos que entran de forma legal al país aún gozan de los beneficios de residencia que ofrece la Ley de Ajuste Cubano (CCA, en inglés), de 1966, ya que la única forma de derogarla o modificarla es a través del Congreso.

De igual forma, sigue vigente el Programa de Reunificación de Familias Cubanas, que permite a familiares de ciudadanos estadounidenses ingresar al país mientras esperan su residencia permanente.

Leave a Reply